Grupo juvenil del Vínculo Hispano empodera, apoya a la juventud latina de Siler City

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Please consider supporting community journalism by subscribing to the News + Record – you can do so by clicking here.

Posted

SILER CITY — David Gonzalez Hernandez, graduado de Jordan-Matthews, no tiene que pagar nada para asistir a UNC Greensboro — un logro que dijo que se lo debía en gran parte a Orgullo Latinx Pride, el programa juvenil del Vínculo Hispano.

Este programa — ofrecido gratuitamente durante todo el año a los estudiantes latinos de preparatoria en Siler City — los conectó a él y a otros miembros en sus tercer y cuarto años con consejeros universitarios que leyeron sus ensayos y los ayudaron a solicitar becas.

“Creo que fue una gran ayuda para mí, porque sin ellos, probablemente no habría tenido (colegiatura gratis)”, dijo Gonzalez Hernandez. “Fue como varias becas que obtuve para componer esa (colegiatura gratis)”.

Para muchos estudiantes como Gonzalez Hernandez, Orgullo Latinx Pride (OLP) proporciona múltiples pilares de apoyo fundamental: apoyo académico, educación cultural, tutoría e incluso “una segunda casita”, según Selina Lopez, quien administra OLP como la gerente de programas del liderazgo juvenil en el Vínculo Hispano. 

“Centramos realmente en los estudiantes que no necesariamente tienen la oportunidad de participar tanto como les gustaría en la comunidad o en la escuela, que necesitan apoyo académico, que necesitan apoyo emocional o que pueden beneficiarse de una comunidad donde pueden crecer con sus compañeros”, dijo.

El programa busca empoderar a los jóvenes, agregó, convirtiéndolos en líderes, fortaleciendo su confianza en sus identidades culturales y alentándolos a seguir una educación superior.

“Es un espacio para que realmente se abran y aprendan y crezcan juntos como una familia”, dijo Lopez. “(Es un espacio para que) simplemente traigan todas sus diferentes experiencias y, como me gusta decir, sazones, para que todos puedan aprender unos de otros y elevarse unos a otros”.

Creado a finales de 2017, los orígenes del grupo se encuentran en una encuesta comunitaria. En el verano de 2016, Hispanic Liaison (EVH) y el Proyecto de Migración Latina de UNC-Chapel Hill llevaron a cabo una evaluación comunitaria conjunta en el condado de Chatham para identificar las necesidades de los residentes hispanos y escuchar comentarios sobre los servicios de EVH.

La evaluación encontró que una gran parte de la comunidad quería un programa de liderazgo juvenil, dijo Lopez, lo que llevó a EVH a contratarla en julio de 2017. Aproximadamente cuatro meses después, nació OLP — un nombre que Lopez dijo que la primera cohorte de jóvenes eligió.

“Al principio era como, ‘Orgullo Latinx’, pero luego alguien decía, ‘Sí, pero somos bilingües (y) biculturales’”, dijo. “Y así, tradujeron la parte de ‘Orgullo’ al inglés y así hicieron que el ‘Orgullo Latinx Pride’ abarcara su biculturalismo y quiénes son como jóvenes latinx que crecían en Carolina del Norte”.

Este año, unos 25 alumnos forman parte de OLP. Por lo general, el grupo limita con unos 30 estudiantes — Lopez dijo que esa es su capacidad — pero ese número no está escrito en piedra. El año pasado, tenía 32.

“Pero este año con COVID, es realmente difícil reclutar, y no podemos ir a las escuelas porque no somos un programa escolar”, dijo, y agregó: “Tengo intereses en los estudiantes de preparatoria mayores, pero realmente estoy reteniendo mis cinco espacios para estudiantes de noveno grado, lo cual es muy difícil en este momento, porque están encerrados en casa”.

Los estudiantes de preparatoria elegibles interesados ​​en unirse a OLP pueden llamar a la oficina de EVH y pedir hablar con Lopez, quien luego organizaría una reunión con los estudiantes interesados ​​y sus familias. Además, los estudiantes deben completar un formulario de Google, que según Lopez solicita información demográfica, por qué los estudiantes quieren unirse a OLP e información de contacto, entre otras cosas. El formulario también evalúa la autoestima de los estudiantes y sus sistemas de apoyo.

No se necesitan ensayos, aseguró Lopez.

“Creo que muchas veces los jóvenes se sienten un poco abrumados cuando escuchan ‘solicitud’ porque generalmente está asociado con ensayos”, dijo. “Y no quería que eso fuera una barrera para algunos jóvenes, especialmente, los jóvenes que no son necesariamente vistos como jóvenes que están en el camino correcto o jóvenes que ya están interesados ​​en unirse a estos clubes u organizaciones extracurriculares”.

‘Si puedes hacer esto, estarás listo para la vida’

Una gran parte de la inspiración de Lopez para las actividades de OLP proviene de sus propias experiencias al crecer en un pequeño pueblo en el condado rural de Warren, donde dijo que enfrentó muchos estereotipos negativos o discriminación.

“Para mí, fue un desafío amar quién era”, dijo, “y no creo que llegué a aceptar por completo ser una latina orgullosa hasta que fui a UNC y comencé a tomar cursos para aprender más sobre mi historia y mi cultura aunque eso suene loco”.

Como el nombre del grupo indica, eso es parte del paquete de servicios que brinda OLP — discusión y educación sobre sus identidades, herencia cultural y temas como la salud mental. Pero eso no es todo.

Antes de que COVID-19 forzara todas las actividades del grupo en línea — incluso el servicio comunitario — el grupo se reunía semanalmente después de clases para recibir tutoría, ayuda con las tareas y charlas de preparación profesional.

“Ellos entraban y se concentraban en sus tareas, en sus asignaciones, y tendríamos tutores que simplemente los ayudarían en esas asignaciones”, dijo López, agregando que ella monitoreaba rutinariamente sus calificaciones.

Mientras tanto, los estudiantes del tercer y cuarto año recibirán consejos sobre preparación profesional y ayuda con las solicitudes universitarias — muchos de los cuales serán graduados de la preparatoria de primera generación y los primeros en sus familias en proseguir una educación superior.

“Muchas veces es que nadie les ha hablado sobre la universidad y la idea de que sea posible”, dijo Lopez, y agregó: “Muchos de sus padres simplemente no tuvieron esa oportunidad. Al igual que mis padres, o no terminaron muchos estudios en su país de origen o aquí, según lo que preguntes. Entonces, el objetivo es ayudar realmente (a los jóvenes) a obtener esos recursos”.

Hasta ahora, ha tenido éxito: desde el inicio del programa, el 100% de los alumnos de OLP han asistido a algún tipo de educación superior, dijo López, ya sea una universidad de cuatro años o un colegio comunitario.

Durante otras reuniones, Lopez dijo que escuchaban a algunos oradores invitados, como el antiguo gerente del municipio Bryan Thompson, quien se presentó y habló con el grupo sobre el gobierno local. También iban a excursiones, visitaban universidades y museos, o asistían a reuniones de comisionados municipales.

El año pasado, agregó Lopez, los jóvenes incluso dieron una presentación a los comisionados del municipio y del condado sobre el OLP y lo que significaba ser ‘Latinx’ en el condado de Chatham.

“Tuvimos algunos jóvenes muy, muy tímidos haciéndolo, así que realmente los saqué de su zona de confort para hacer esto”, dijo. “Yo estaba como, ‘Si puedes hacer esto, estarás listo para la vida, como si fueras absolutamente oro’. Entonces, creo que ese fue uno de sus momentos de mayor orgullo”.

‘Es como ser parte de una familia’

Celsa Hernández Jiménez, una madre en Siler City, ha notado una gran diferencia en su hijo, Carlos, quien ha sido parte del OLP durante unos tres años. Sus calificaciones son mejores, se siente más seguro de sí mismo y ha aprendido mucho, dijo.

“Ha sido un niño con pena para hablar o así convivir”, dijo ella, y agregó que ahora, “Ya sabe convivir mas. … Siento que le debo mucho también en cuestión de quitarse la pena de hablar de cien.”

Muchos miembros y exalumnos del OLP describen una transformación similar: han ganado más confianza en sí mismos y en sus identidades culturales, han aprendido sobre una historia y cultura que muchas escuelas no suelen enseñar y ahora saben cómo y por qué levantar sus voces.

David Gonzalez Hernandez, ahora estudiante de primer año en UNC-G, se unió a OLP en diciembre de su segundo año, cuando el programa acaba de comenzar.

“Siento que tengo más confianza y soy más franco para hablar sobre temas que realmente me están impactando a mí o a las personas que me rodean”, dijo y agregó: “Siento que valió la pena porque saqué mucho del programa”.

Berenice Diaz-Acosta, una estudiante de tercer año en Jordan-Matthews, se unió al grupo en su primer año. Esa decisión, dijo, cambió su experiencia en la preparatoria.

“Es difícil para mí explicar mi experiencia como hispana a mis amigos blancos porque no entenderán ninguna referencia en absoluto”, dijo, “pero me siento más cómoda con mis amigos en OLP porque tenemos una conexión. Nos entendemos, y así es como OLP realmente me ayudó”.

Ashley Perez, estudiante de tercer año en Jordan-Matthews, se unió a OLP en su primer año después de que una amiga se lo contara. Desde entonces, dijo que ha aprendido mucho sobre la universidad, el gobierno y la herencia hispana.

“Y puedo conectarme mucho con mi mamá por eso porque ella realmente no hablaría mucho de su pasado”, dijo, “y ahora que tenía estas preguntas y ahora tengo más curiosidad, estoy como, ‘Oh, Dios mío, quiero aprender más. Quiero saber más de ti’”.

Los tres miembros, pasados ​​y presentes, llamaron a OLP una “familia”.

“Ser parte de OLP se siente como ser parte de una familia porque estoy con personas con las que tengo una conexión profunda”, dijo Díaz-Acosta, “y cada vez que voy a su oficina, siento que me quieren y me necesiten”.

Eso es algo por lo que Pérez está especialmente agradecida. En su primer año de preparatoria, ella y su familia se mudaron a Siler City desde el condado de Orange. Todavía recuerda lo sola que se sintió después de dejar atrás a todos sus amigos. De hecho, pensó que “iba a estar sola para siempre”.

Eso cambió después de que ella encontró el OLP.

“Es como ser parte de una familia o ser parte de algo que me estaba perdiendo. Es mucho amor”, dijo Pérez, y agregó: “Y una vez que sentí ese vínculo, pensé: ‘Bueno, ya no estoy sola’”.

Se puede contactar a la reportera Victoria Johnson en victoria@chathamnr.com.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment

Subscribe to The Chatham Brew now to get the latest news from Chatham County straight to your inbox.

* indicates required
/ ( mm / dd )

Get your digital subscription today.

Access all content on our website, including our e-edition, at a discounted rate while also being environmentally friendly.

Get your 1-year digital subscriptions for only $39.
That's just 10¢ per day for the great coverage of your local news!

Subscribe now