Nueva coordinadora de programas de Chatham Literacy trabaja para brindar educación básica a todos

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Making high quality community journalism isn’t free — please consider supporting our journalism by subscribing to the News + Record today.

Unlimited Digital Access: $3.99/month

Print + Digital: $5.99/month

Posted

SILER CITY — Al ingresar a la Universidad Estatal de Carolina del Norte, Joselyn Villaseñor, nativa de Asheboro, pensó que sabía cómo terminaría su experiencia universitaria: con un título en marketing textil.

Pero como parte de los requisitos de su título, tomó un desvío — y ese desvío, una clase de sociología, la ayudó a encontrar su pasión: garantizar que todos puedan acceder a una educación básica de calidad, sin importar sus circunstancias. Ahora, solo unos años después, esa pasión la motiva como la nueva coordinadora de programas del Chatham Literacy Council.

“Solo quiero asegurarme de que todos tengan una oportunidad justa y que al menos incluso vean la educación superior o simplemente la alfabetización en general como una meta alcanzable, como algo que pueden hacer, independientemente de su estatus en el país, independientemente de su raza, independientemente de su identidad de género, todas esas cosas”, dijo Villaseñor, que tiene 24 años.

Se unió al personal de Chatham Literacy como coordinadora de voluntarios en abril, pero pronto se convirtió en una de las dos coordinadoras de programas. Allí, su experiencia en sociología — entender el contexto y cómo da forma a la vida de las personas — ha ayudado a proporcionarle las herramientas para garantizar a todos esa oportunidad justa.

“Muchas de las personas a las que brindamos nuestros servicios provienen de un trasfondo muy particular — ya sabes, familias inmigrantes a veces manejando múltiples trabajos, cuidando a sus familias”, dijo, “... y por eso, entender un poco su sus experiencias y su procedencia es algo esencial para brindarles servicios que serán efectivos para ellos”.

Fundada en 2008, Chatham Literacy es una organización sin fines de lucro que ofrece educación básica gratuita a los adultos que viven en Chatham, con la ayuda de tutores voluntarios. Entre su paquete de servicios, ofrecen tutoría en la alfabetización para hablantes de inglés, educación secundaria para adultos, además de inglés para hablantes de otros idiomas y un programa de ciudadanía.

Como coordinadora de programas, Villaseñor ayuda a gestionarlo todo. Además de reclutar estudiantes y tutores, capacita y supervisa a los tutores, los relaciona con los estudiantes y se encarga de los esfuerzos de divulgación de la organización.

Bilingüe en inglés y español, también actúa como el enlace entre tutores y estudiantes, la mayoría de los cuales hablan español como primer idioma.

“Cuando nos comunicamos con los estudiantes, la mayoría, como el 80% del tiempo o más, es en español”, dijo, y agregó: “También enviamos mensajes de texto cada semana a nuestros estudiantes, y esos también están en español”.

Pero entre todas sus responsabilidades, se toma una especialmente en serio: brindar apoyo tanto a los tutores como a los estudiantes y hacer que se sientan bienvenidos. Ella y su compañera de trabajo, Leslie Ocampo, ofrecen sesiones de Zoom los viernes para los tutores, y siempre están disponibles a una llamada para cualquier persona, estudiante o tutor, que necesite ayuda.

“La mayoría de los tutores nuevos, parecen ser los más intimidados por todo el proceso”, dijo, “así que les permitimos ver que hay comunidad aquí y que si tienen alguna pregunta, alguna inquietud, eso, estamos aquí y estamos felices de ayudarlos”.

‘Encajaba mejor’

Villaseñor creció a solo 30 minutos de Siler City en Asheboro, pero en otro mundo, podría haber llamado a Siler City su pueblo natal. Sus padres originalmente emigraron a Carolina del Norte desde Escuintla, Guatemala en las décadas de 1980 y 1990 respectivamente.

“De hecho, primero vinieron aquí para vivir en Siler City”, dijo, “pero luego se mudaron a Asheboro”.

Al crecer, dijo que era "una niña artística" y, al ingresar a la universidad, había decidido seguir una carrera artística — un camino que pensó que había encontrado en el marketing textil.

“Estaba como, ‘Sí, ya sabes, el marketing textil parece un poco artístico, pero también empresarial''', dijo.

Entonces, ¿su plan? Asistir al Randolph Community College (RCC) durante dos años y luego trasladarse a N.C. State, donde se especializaría en el marketing textil. Para sentar las bases de ese camino, incluso obtuvo un título de asociado en ciencias en RCC, ya que el marketing textil requería muchos cursos basados en matemáticas y ciencias.

Sin embargo, una vez que se transfirió a N.C. State y comenzó a trabajar hacia ese título, comenzó a tener dudas.

“Me di cuenta de que era un campo muy especializado y no estaba segura de cómo me sentiría estar en un solo campo por el resto de mi carrera”, dijo Villaseñor. “Entonces, decidí transferirme a la sociología, y eso tenía mucho más sentido, y encajaba con mis intereses, y eso encajaba mejor”.

Originalmente, había tomado una clase de sociología solo para cumplir con los requisitos de su título, pero terminó amándolo demasiado como para dejarlo atrás. Disfrutó aprendiendo sobre diversas perspectivas; la atrajo mucho más que cualquiera de sus clases de textiles.

“Pudiste participar y escuchar lo que otras personas estaban viendo, y eso fue muy diferente de lo que estaba haciendo en mis clases de textiles, donde estaba aprendiendo sobre textiles y cómo hacer cosas, cómo comercializar cosas para que la gente quiera comprarlos, y ese tipo de cosas”, dijo. “Siempre fue como que te preocupas por el dinero y menos por las personas. ... Tal vez vender productos no sea el fin del todo. Quizás deberíamos preocuparnos por la gente primero”.

Villaseñor se graduó de N.C. State con una licenciatura en sociología en diciembre de 2019 como estudiante universitario de primera generación.

“Al principio me tomé un descanso, porque pensé, ¿sabes qué? He estudiado. Creo que merezco un descanso”, dijo riendo. “Luego me tomé un descanso, pero luego el descanso se convirtió en algo como, ‘Bueno, mucha gente no está contratando en este momento porque estamos en medio de una pandemia’”.

Comenzó a buscar trabajo, dijo, pero fue un desafío incluso conseguir una entrevista de trabajo mientras el COVID-19 se extendía por todo Estados Unidos.

“Así que fue un gran momento para graduarse”, bromeó Villaseñor.

Sin embargo, finalmente la búsqueda de trabajo dio sus frutos. A fines del año pasado, finalmente encontró un trabajo de medio tiempo en el condado de Chatham como supervisora ​​de visitas, algo que todavía está haciendo. Y cuando vio la oferta de trabajo con Chatham Literacy, no dudó en postularse.

"Me encantó lo que estaban haciendo", dijo. “La educación siempre ha sido muy importante, al menos en mi vida. Eso fue algo que mis padres realmente, desde pequeños, nos inculcaron. Esa debería ser nuestra primera prioridad, la educación siempre debería ser eso. ... Creo que tengo un apego personal a la educación y a brindar una educación que sea accesible para todos”.

Villaseñor también se entusiasmó con el alcance latino de la organización, algo en lo que había participado con varias organizaciones latinas en N.C. State, lo que ella describió como una institución predominantemente blanca.

En colaboración con una de esas organizaciones latinas, ella y otras personas llevaron a estudiantes latinos de preparatoria y sus familias al campus del N.C. State, ofreciéndoles recorridos y sesiones informativas en español para los padres.

“Eso era algo que podría parecer muy mundano aquí”, dijo. “Pero fue algo tan importante en State, porque muchos de los servicios o mucha de la información relacionada con la educación superior está solo en inglés. Pudimos contestar las preguntas de los padres, ese tipo de cosas, y eso fue muy divertido”.

Al principio, fue un desafío aprender a manejar las cosas, dijo, pero tres meses después de haber comenzado el trabajo, dijo que lo está logrando — incluso cuando los servicios de Chatham Literacy continúan transformándose mientras la pandemia pasa.

Durante la pandemia, Chatham Literacy cambió a la tutoría virtual de Zoom. Pero gracias al aumento de las tasas de vacunación y pocos casos en Chatham, reabrieron la oficina principal y tienen planes de regresar a la tutoría completamente presencial antes del 1 de agosto.

Hay algunos días "no tan glamorosos", dijo Villaseñor, que generalmente involucran la entrada de datos, pero hasta ahora, ha sido una maravilla.

“Pensé que encajaría bien aquí, y hasta ahora, todo me ha ido bien”, dijo Villaseñor, sonriendo. "Me encanta trabajar con los estudiantes y poder darles la información sobre estas oportunidades que pueden aprovechar".

Ver a los estudiantes de Chatham Literacy triunfar, agregó, ha sido una de las mejores partes del trabajo.

“Como, 'Oh, cuando llegué por primera vez a la organización, mi inglés era muy limitado', pero ahora, con la ayuda de su tutor, ahora hacen sus propias citas”, dijo, “para que no tengan que confiar en que su hijo de 6 años haga esas citas por ellos, o pueden tener más agencia sobre sus vidas. Eso siempre es muy gratificante ... y es genial saber que han podido progresar”.

A largo plazo, dijo que espera ayudar a la organización a ampliar su alcance a una coalición más diversa de tutores y estudiantes. La mayoría de sus estudiantes son hispanos, mientras que la mayoría de sus tutores voluntarios son jubilados blancos.

“Solo espero que podamos tener un grupo más diverso de tutores también, para que cuando los estudiantes vengan y usen nuestros servicios, al menos tengan alguna representación de ellos mismos en estos tutores”, dijo Villaseñor. "Entonces, solo espero que seamos más diversos en nuestros tutores y estudiantes y que podamos representar verdaderamente a la población del Condado de Chatham".

Se puede contactar a la reportera Victoria Johnson en victoria@chathamnr.com.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here