La farmacia Chatham Cares celebra las luminarias

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Making high quality community journalism isn’t free — please consider supporting our journalism by subscribing to the News + Record today.

Unlimited Digital Access begins at $4.67/month

Print + Digital begins at $6.58/month

Posted

SILER CITY — Lynn Glasser, director ejecutivo de la farmacia gratuita del Condado de Chatham, tiene grandes esperanzas en ella. Quiere que acabe cerrando.

La farmacia comunitaria Chatham Cares, que se inauguró en 2005 y funciona con un presupuesto inferior a $150,000, emplea a una persona a tiempo completo, otra a tiempo parcial y cinco farmacéuticos voluntarios.

Ofrece recetas gratuitas a unos 350 residentes de Chatham con bajos ingresos, sin seguro o con un seguro insuficiente — incluidos aquellos con problemas de salud crónicos como hipertensión, diabetes y trastornos mentales — que cumplen el límite de ingresos del 200% del nivel federal de pobreza.

Y aunque funciona como una máquina bien engrasada, Glasser dijo: "Realmente nos gustaría cerrar el negocio algún día".

Glasser es un farmacéutico minorista jubilado y un chico de pueblo que ha vivido y trabajado en Chatham la mayor parte de su vida. Al igual que los otros farmacéuticos que ejercen en Chatham Cares — Lewis Mizelle, Trish Wilson, Karen Geisler y Joan Davidson — es un voluntario. Todos, excepto Geisler, están jubilados y rotan los turnos para garantizar que la farmacia esté dotada de personal en casi todo momento.

Glasser fue una vez propietario de la Siler City Pharmacy, y allí conoció a Jack Brooks, que en su día fue propietario de la Family Pharmacy al otro lado del pueblo. Brooks es el gerente farmacéutico fundador de Chatham Cares, y formó parte de la junta directiva original con Glasser.

"Ejercí durante años en Pittsboro o Siler City y vi a tanta gente afectada por la pobreza", dijo Glasser. "Sabía que cuando me jubilara, tendría tiempo libre y quería hacer algo para ayudar a la gente de mi condado. Cuando Jack dejó Chatham Cares, me hice cargo. Le digo a todo el mundo que no es sólo mi condado natal el que tiene problemas: hay pobreza en todas partes. Tengo la bendición de seguir ejerciendo y de ayudar a la gente que necesita ayuda".

Patricia Dowdy es su técnica farmacéutica autorizada, y es la única persona a tiempo completo del personal. Al igual que Glasser, su conciencia de la pobreza en el condado la animó a dar un giro a su carrera.

"Trabajé durante más de 25 años en la farmacia minorista y estaba preparada para cambiar a una organización sin ánimo de lucro", dijo. "Mi querida abuela Fields siempre me enseñó a ayudar cuando podía. Siempre me inculcó que debía tratar a los demás como me gustaría que me trataran a mí si necesitara ayuda".

Y eso es exactamente lo que hace Chatham Cares: ayudar.

"Hay tanta necesidad de atención farmacéutica para los pacientes que no pueden pagarla", dijo Glasser. "Incluso con la Ley de Asistencia Asequible que afecta a nuestro negocio, todavía hay personas que no pueden pagar las primas. Hay pobreza en todas partes; yo sólo estoy ayudando a mi pequeña porción de la gente que no puede ayudarse a sí misma en este momento".

Chatham Cares funciona gracias a donaciones y subvenciones, y en ocasiones recibe ayuda de quienes se han beneficiado de sus servicios, incluido un antiguo cliente de toda la vida que encontró empleo y empezó a hacer aportaciones económicas anuales hace un par de años.

"Hay gente que agradece mucho las cosas que hacemos por ellos", dice Glasser. "Esa es la satisfacción que me da. Cuando veo a gente que no tiene mucho de nada, que está dispuesta a devolver lo que puede. Es pura alegría".

Las opciones son limitadas cuando se necesitan medicamentos y no se pueden pagar. Las farmacias gratuitas son una bendición, y no suelen conocerse hasta que se necesita la ayuda. Una de las áreas de experiencia de Dowdy es ayudar a los pacientes a inscribirse en los programas de asistencia para la prescripción.

"En el Condado de Chatham, las personas que necesitan asistencia pueden obtener medicamentos de los servicios ambulatorios de farmacia de UNC si cumplen con los requisitos, o hay programas de asistencia de medicamentos para los pacientes para muchos medicamentos de marca que, de otro modo, no pueden pagar", dijo. "Hay programas de descuento como Rx Outreach y Good Rx y Needy Meds... y estamos nosotros".

Más allá de la dispensación de recetas y de las consultas correspondientes, tener una farmacia gratuita en la comunidad es algo necesario para combatir las consecuencias de la pobreza, según Glasser.

"Los dólares que podemos ahorrar a la población es una cosa", dijo, "pero lo más importante es que somos capaces de proporcionar medicamentos que salvan vidas y que de otro modo no serían usados por una población que no puede conseguir esos medicamentos en ningún otro lugar que no sea una farmacia gratuita".

La divulgación comunitaria es un elemento importante para el éxito de Chatham Cares. Las personas necesitadas se enteran de la farmacia a través de la promoción boca a boca y de las referencias de los proveedores de atención sanitaria.

Gracias a la recepcionista a tiempo parcial Ana Salazar-Ortez, que también hace de traductora, los materiales son accesibles de forma bilingüe. La comunidad en general se entera a menudo a través de la recaudación de fondos, como la próxima Celebración de las Luces, que se presentará con cientos de luminarias que se alinean en el camino hasta la Iglesia Católica de Santa Julia en Siler City.

En cuanto a Glasser y Dowdy, y el personal y los voluntarios de Chatham Cares, también son luminarias. Son las personas que iluminan el camino cuando uno necesita ver cómo sacar adelante.

"Todo trata de retribuir", dijo Glasser. "Dios me ha bendecido con una familia y una carrera maravillosas, y gracias a las enseñanzas que he aprendido a lo largo de los años en la escuela dominical y en la iglesia, es que tengo los recursos y la salud para dar a la gente. Eso es lo que debería hacer con mi vida".

La Celebración de las Luces se llevará a cabo de 6 a 7 p.m. el sábado 4 de diciembre en la Iglesia Católica de Santa Julia en Siler City. La entrada es gratuita, pero las luminarias se pueden comprar por $10 cada una. Las ganancias de la venta de luminarias y todas las donaciones generales correspondientes se destinarán a la compra de medicamentos para los clientes de la farmacia. Para más información y para hacer una donación, visite www.ChathamCares.com.

Dolly R. Sickles es una escritora independiente, periodista y autora de Pittsboro.

Comments

No comments on this item Please log in to comment by clicking here