Mendoza Sosa aprovecha sus luchas, experiencias para servir como mentora

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Please consider supporting community journalism by subscribing to the News + Record – you can do so by clicking here.

Posted

SILER CITY - La mayoría de los niños sueñan con convertirse en astronautas o actores, pero a los 8 años, Jazmin Mendoza Sosa soñaba con graduarse de la universidad.

“Trabajé muy duro para la escuela”, dijo. “Le decía (a mi papá) que quería aprender inglés, que quería ir a los Estados Unidos algún día y quería aprender un nuevo idioma”.

Doce años después, logró su sueño, pero no fue un viaje fácil. Como estudiante universitaria indocumentada de primera generación — y ahora beneficiaria de DACA — Mendoza Sosa luchó con las bajas expectativas de los demás, poco apoyo y la incertidumbre, pero perseveró a pesar de todo. Y ahora comparte las lecciones aprendidas en ese viaje como especialista en apoyo estudiantil en Virginia Cross Elementary a través de su trabajo para Communities In Schools of Chatham County.

Nacida en el estado de México, Mendoza Sosa, de 26 años, creció en un pequeño pueblo agrícola en Veracruz. La ciudad era “una sola gran carretera” rodeada de “agricultura y ganado”, recordó, y ofrecía oportunidades limitadas.

“Teníamos una escuela primaria en mi ciudad, pero si quisieras ir a la escuela secundaria, tendrías que viajar a otra pequeña ciudad”, dijo. “Y si quisieras ir a la preparatoria, tendrías que viajar aún más”.

Más allá de la educación, Mendoza Sosa dijo que su ciudad también tenía pocas oportunidades profesionales: la mayoría de los hombres se convirtieron en agricultores y las mujeres se convirtieron en amas de casa. Incluso aquellos que se fueron para buscar más oportunidades en la ciudad probablemente terminarían trabajando como empleados domésticos o en el comercio minorista.

“Cuando salí de México por primera vez, me dijeron: ‘Oh, cuando crezca, se casará, tendrá hijos y será ama de casa’”, dijo. “Y yo dije, ‘¡No, no lo seré! Voy a hacer mucho más’”.

Cuando tenía 8 años, Mendoza Sosa cruzó la frontera con un familiar y llegó a Siler City en 2003. Su familia se quedó al principio.

“Viajar aquí fue muy difícil”, dijo. “Viajamos en una camioneta. Estaba super llena. Todavía recuerdo que realmente no pude moverme, y lo primero que vi (después de) la primera vez que pude levantarme de estar acostada en la camioneta fue Walmart en Siler City”.

Mendoza Sosa estaba inscrita en Siler City Elementary, pero la llevarían en autobús a otra escuela para aprender inglés. La escuela la emparejó con otro niño que podía interpretar y traducir para ella, pero ella dijo que el estudiante no siempre traducía todo.

“Entonces, no sabía lo que estaba sucediendo al menos el 80% del tiempo. Yo diría que fue difícil porque en casa no tenía a nadie que me ayudara con la escuela”, dijo, y agregó: “Y simplemente extrañaba a mis padres, sabiendo que estaban en otro país y no sabía cuándo iba a verlos de nuevo”.

Mendoza Sosa asistió a Chatham Middle School y Jordan-Matthews High School, donde dijo que la falta de orientación y apoyo eran algunos de sus mayores desafíos. En su primer año, recordó, nadie la ayudó a elegir clases ni le aconsejó qué hacer. Sus padres no terminaron la preparatoria, dijo, y trabajaron duro para proporcionar comida en la mesa para ella y sus hermanos.

“No había nadie que pudiera ayudarme (o) defenderme”, dijo, y agregó, “(Mis padres) siempre esperaban que hiciera lo mejor que pudiera y esperaban que yo hiciera lo que tenía que hacer en ese momento. Y siendo la mayor, tengo que dar ese ejemplo”.

Más que eso, sentía que algunos profesores tenían pocas expectativas de ella — incluso en la universidad — lo que, según dijo, no la llevó a tomar las mejores decisiones en ese primer año.

“Yo era la mujer inmigrante latina que solo acabaría terminando la preparatoria o terminaría trabajando en esa planta avícola y no podría ir a la universidad”, dijo. “Estaría fuera de pista. Sería una de las estadísticas con el embarazo adolescente o esas estadísticas de los que abandonaron la preparatoria”.

Por eso dijo que conseguir una mentora marcó la diferencia.

En su segundo año, fue aceptada en un programa de mentores ofrecido por UNC-Chapel Hill — entonces llamado Scholars' Latino Initiative. Su mentora la guió a involucrarse en la comunidad y a desafiarse a sí misma tomando clases de honores y AP.

“Sin ellos, sentí que mi camino a la universidad y mi camino hacia la educación superior hubieran sido más difíciles, y ya lo era”, dijo Mendoza Sosa, “tuve que pasar por mucho. Tuve que sacrificar mucho de mi tiempo con mis amigos (y) familiares”.

Pero incluso con ese apoyo, su estatus migratorio complicó las cosas — y aún lo hace. Hasta que fue aprobada para DACA en 2013, no podía conducir ni trabajar legalmente.

“No comencé a conducir hasta tal vez cuando era una adolescente mayor”, dijo. “Tenía mucho miedo de que me detuviera la policía”.

Como beneficiaria de DACA, tuvo que pagar registración como fuera del estado para asistir a Meredith College. Incluso ahora, dijo que mantener su estatus de DACA toma tiempo, requiere mucho dinero y perpetúa la incertidumbre en la que ha vivido la mayor parte de su vida.

“Tengo que (renovar DACA) en un cierto período de tiempo porque si no lo obtengo antes de que expire el otro, podría perder mi trabajo”, dijo, “o no podría conducir”.

Pero estos obstáculos no la desviaron del rumbo. Mendoza Sosa se graduó de Meredith College en 2015 — un semestre antes — con una licenciatura en comunicación.

“(Graduarse) fue lo mejor”, dijo. “Significaba que había logrado una meta de mi vida. Honraba a mis padres porque se sacrificaron mucho. Estaba demostrando que puedo ser más que una estadística. Estaba siendo un modelo a seguir para mis hermanos”.

Y ahora, está decidida a asegurarse de que otros niños reciban el apoyo educativo y los recursos que ella inicialmente no recibió: en 2016, se convirtió en especialista en apoyo estudiantil para Communities in Schools (CIS).

La misión de CIS es rodear a los estudiantes con una red de apoyo, empoderándolos para permanecer en la escuela y tener éxito en la vida, y Mendoza Sosa trabaja con niños de K-5 y sus familias, donde encontró un nicho.

“Siempre pensé que iba a trabajar con jóvenes, como adolescentes, estudiantes de preparatoria”, dijo, pero luego agregó que llegó a amarlo.

El supervisor de Mendoza Sosa en CIS, Tych Cowdin, dijo que se necesita un nivel único de pasión, compromiso y habilidad interpersonal para navegar con éxito el papel de un especialista en apoyo estudiantil de CIS.

“Es difícil imaginar a alguien que haya logrado más y haya desempeñado el papel a un nivel más alto que Jazmin Mendoza Sosa”, dijo Cowdin, quien es el director ejecutivo de CIS.

Desde su primer día en CIS, dijo Cowdin, Mendoza Sosa ha usado su pasión e influencia en Virginia Cross.

“Ella ha sido una parte integral de la comunidad de VCE durante este tiempo — yendo más allá para conectar la administración escolar, los socios comunitarios, los estudiantes y sus familias con recursos vitales que han generado consistentemente resultados significativos”, dijo. “La capacidad única de Jazmin para llegar a familias y mantener relaciones ha sido extraordinaria”.

La educación es la pasión de Mendoza Sosa. Proporciona mucho más que la capacidad de leer o escribir, dijo; la educación brinda la capacidad de tomar buenas decisiones.

“Desafortunadamente, mucha gente no ha podido adquirir ese conocimiento y esa oportunidad de aprender”, dijo. “Y a menudo se les ha impuesto decisiones simplemente porque no saben qué elegir porque no aprendieron a saber cómo tener opciones”.

Opciones — esas son lo que ella quiere que tengan los jóvenes de Siler City, y espera brindarles a los niños todo el apoyo y la participación que necesitan. Después de todo, una vez fue esa niña tímida “que podía caer en los huecos” sin que nadie se diera cuenta.

“Y por eso creo en lo que hago”, dijo Mendoza Sosa. “Creo que podría haber hecho mucho más al crecer en la secundaria y preparatoria si hubiera tenido a alguien que estuviera ahí para mí”.

¿Y acerca del objetivo de Mendoza Sosa de hacer “mucho más” con su vida?

Cowdin lo ve todos los días de trabajo.

“En el centro del trabajo de Jazmin están sus estudiantes y las familias a las que sirve”, dijo. “Ella se ha dedicado a marcar la diferencia. Se ve a sí misma en sus alumnos y tiene una habilidad astuta para presionar todos los botones correctos”.

Se puede contactar a la reportera Victoria Johnson en victoria@chathamnr.com.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment

Subscribe to The Chatham Brew now to get the latest news from Chatham County straight to your inbox.

* indicates required
/ ( mm / dd )

Get your digital subscription today.

Access all content on our website, including our e-edition, at a discounted rate while also being environmentally friendly.

Get your 1-year digital subscriptions for only $39.
That's just 10¢ per day for the great coverage of your local news!

Subscribe now