José López Garcia, de El Vínculo Hispano, busca empoderar a los jóvenes en su nuevo papel

Posted

SILER CITY — Cuando José López Garcia tenía 10 años, sus padres cruzaron a Estados Unidos para darles a él y a su hermana la posibilidad de recibir la educación y las oportunidades que nunca tuvieron.

Ahora, a los 26 años, está siguiendo su ejemplo. Previamente un enlace de padres y maestro de las Escuelas del Condado de Chatham, López Garcia se convirtió en el nuevo asistente de programas juveniles de El Vínculo Hispano en diciembre para guiar a los jóvenes hispanos de Chatham y empoderarlos para que logren sus sueños.

"Me alegra estar aquí porque quería seguir ayudando a mi comunidad", dijo López Garcia al News + Record. "No sabía si estaba en el lugar adecuado para hacerlo, y El Vínculo Hispano, creo, es el lugar adecuado para ayudar a mi comunidad y especialmente a los jóvenes".

Como asistente de programas juveniles, trabaja con la directora de programas juveniles del Vínculo, Selina Lopez, para apoyar a los 60 estudiantes hispanos de preparatoria que participan en Orgullo Latinx Pride, el grupo juvenil del Vínculo.

Lanzado a finales de 2017, Orgullo Latinx Pride (OLP) es un programa juvenil gratuito que se ofrece durante todo el año para proporcionar a los estudiantes hispanos múltiples pilares de apoyo fundamental: apoyo académico, educación cultural, tutoría e incluso "una segunda casita", según Lopez.

Hasta el verano pasado, el programa sólo atendía a los estudiantes de la preparatoria Jordan-Matthews. Sin embargo, tras firmar un acuerdo con las Escuelas del Condado de Chatham (CCS) el pasado mes de junio, el Vínculo amplió el OLP a la preparatoria Seaforth High School con el respaldo del distrito. Entre otras cosas, el acuerdo también concedió a la organización un mayor acceso a los edificios de CCS y $50,000, fondos que permitieron al Vínculo contratar a López Garcia.

"Estamos entusiasmados de tener a José en nuestro equipo", dijo la directora ejecutiva del Vínculo, Ilana Dubester. "Es un joven brillante, talentoso y comprometido cuyas experiencias personales y profesionales son invaluables para nuestros jóvenes y nuestro programa".

‘Estoy orgulloso de ti’

Nacido en Villagrán, una ciudad de Guanajuato, México, López Garcia y su familia emigraron a Estados Unidos en 2006, cuando él tenía 10 años. Él, sus padres y su hermana menor se fueron directamente a Siler City, uniéndose a unos parientes que ya vivían allí.

Para mantener a su familia, el padre de López Garcia había pasado varios años viajando entre Estados Unidos y México; finalmente, la tercera vez que regresó a México, decidió traer a su familia con él a Estados Unidos de forma permanente.

"Me desperté una noche a las 4 de la mañana. No tenía ni idea de lo que estaba pasando, me subí al autobús y lo siguiente que sabía era que estaba en la frontera de Estados Unidos y México", recuerda López Garcia. "... En realidad nos detuvo ICE en San Antonio. Nos deportaron y sólo teníamos una última oportunidad. De algún modo logramos pasar San Antonio... y luego, desde San Antonio, vinimos directamente a Siler City".

¿Por qué se arriesgó su padre? Es una historia conocida, dijo López Garcia, con motivos conocidos.

"Mi padre quería que tuviéramos una mejor oportunidad, especialmente en la educación", dijo. "Él sólo terminó el 3º grado. Mi madre terminó el 9º grado, el equivalente al 9º grado aquí. Estoy muy agradecido por su decisión. Falleció en 2017, así que siempre le agradeceré que haya tomado esa decisión por su familia”.

Al llegar a Siler City, López Garcia se inscribió en la escuela Silk Hope —y en su programa de ESL (Inglés como Segunda Lengua)— durante las últimas seis semanas de 4º grado. Fue todo un ajuste, recuerda; tuvo que empezar de nuevo, establecer nuevas conexiones y aprender un idioma totalmente diferente.

Sin embargo, aunque el aprendizaje del inglés le supuso un reto, le resultó aún más difícil hacer amigos. También le costó abrazar su origen cultural en una escuela "predominantemente blanca".

"Especialmente cuando estaba en Silk Hope, era extraño porque no tenía los recursos —especialmente el dinero, diría yo— que tenían mis compañeros de clase", dijo López Garcia. "Tenía poca ropa, un coche muy viejo que conducía mi padre, así que me daba mucha vergüenza. Empecé a abrazar mi origen cuando empecé la preparatoria porque vi a más gente en la misma o peor situación que nosotros”.

Mientras asistía a Jordan-Matthews High School, le aceptaron en el programa AVID, lo que, según él, fue una de las mejores cosas que le pudo haber pasado. En ese programa, conoció a un mentor, Terry Greenlund, que "realmente lo ayudó a asistir a la universidad".

"Pude hacer amigos que básicamente tenían el mismo objetivo de asistir a la universidad después de la preparatoria", dijo, "así que rodearme de ese grupo de personas realmente me ayudó a mantenerme en el camino para llegar acá”.

López Garcia se graduó de J-M en 2014 y se matriculó después en el Guilford College, una universidad privada de artes liberales en Greensboro, donde hizo una doble licenciatura en español y contabilidad.

Mientras estuvo allí, fue secretario de Hispanos Unidos de Guilford (HUG), así como presidente de música y de actividades en vivo de la Junta de Actividades del Campus (CAB). En su último año, también se convirtió en uno de los primeros beneficiarios de DACA —o estudiantes "DACAmentados", como él dice— en servir como presidente del CAB de Guilford College.

Se graduó en 2018, algo que cuenta entre sus mayores logros por enorgullecer a sus padres.

"Pude escuchar a mi papá decir que estaba muy orgulloso de mí", dijo López Garcia. "Cada vez que me dejaban en el Guilford College, él decía más o menos: 'Oh, nunca pensé que estaría comiendo en una cafetería de un lugar como este. Estoy orgulloso de ti'".

‘Decidí intentarlo’

Tras graduarse en la universidad, López Garcia regresó a Siler City, donde encontró trabajo como maestro de ciencias de la carrera bilingüe en la secundaria Chatham Middle School.

Sin embargo, pronto descubrió que enseñar ciencias en 7º grado no era su vocación.

"Me especialicé en contabilidad y español, así que creo que sólo me contrataron porque hablaba español", dijo riendo, y añadió: "Aguanté todo el año académico y, después, decidí no continuar porque, en primer lugar, no me especialicé en ciencias y ... porque pensé que quizá no les estaba enseñando a los niños lo que necesitaban saber".

Entonces, pasó de apoyar a los estudiantes a apoyar a los padres: Hace unos dos años, aceptó un puesto como enlace entre los padres y las Escuelas del Condado de Chatham en el Centro Global de Apoyo al Estudiante, que busca apoyar a los padres y a los estudiantes de CCS con poco inglés y garantizar que reciban un acceso equitativo a los servicios educativos.

López Garcia trabajó principalmente con los padres hispanos, ayudándoles a navegar por el sistema escolar de Chatham y traduciendo e interpretando para ellos cuando fuera necesario. También pretendía dotarles de las herramientas y los conocimientos necesarios para jugar un papel activo en la educación de sus hijos. 

En muchos casos, vio que la falta de conocimiento sobre el sistema escolar estadounidense —y del Condado de Chatham— contribuía a que pocos padres hispanohablantes participaran en la educación de sus hijos.

"Tuve padres que decían: 'Oh, ¿sabes si mi estudiante puede entrar en la escuela?' porque, por ejemplo, en México, hay una cierta cantidad de estudiantes para los que tienen plazas", dijo. "Así que una vez que se cubren esas plazas, el estudiante tiene que esperar hasta el siguiente año académico, o los padres tienen que esperar que algún estudiante se mude y su estudiante sea el siguiente en la lista de espera".

Un día del año pasado, mientras buscaba un trabajo más cerca de su casa en Mebane, López Garcia se enteró de la vacante del Vínculo para un asistente de programas juveniles.

"Me dije a mí mismo: 'Sabes, ya trabajo en Siler City, he estado viajando a Siler City, no hay problema. Va a ser casi lo mismo'", dijo. "Así que decidí intentarlo y meter una aplicación".

Uno de sus mayores objetivos, dijo, es ser un mejor y más involucrado defensor de su comunidad, especialmente de los jóvenes hispanos, y trabajar con el Vínculo Hispano le pareció la manera perfecta de lograrlo. El programa de jóvenes del Vínculo, dijo, sirve como un recurso crucial que ayuda a evitar que los estudiantes caigan en las grietas, especialmente en un distrito escolar como el de Chatham con un cuerpo estudiantil que es casi un tercio hispano.

"Programas como Orgullo Latinx Pride tienen que existir porque es lo que nuestra gente necesita ya que las escuelas no pueden atender a todos los estudiantes", dijo López Garcia. " ... Me gustaría haber sido parte de un programa como este en la transición a la preparatoria porque me habría ayudado más, me ayudaría a hablar de más temas de justicia social y también a abrazar mi identidad cultural".

Incorporar a López Garcia al equipo ha sido "increíble", según su supervisora, Selina Lopez, especialmente por su diligencia y dedicación al trabajo que realizan.

"Tenerlo como asistente del programa OLP ha sido increíble para mí porque ahora tengo otra persona con la que intercambiar ideas y trabajar juntos para avanzar en nuestro trabajo con nuestros jóvenes y familias latinas", dijo Lopez al News + Record. "Él aporta su experiencia personal y profesional al trabajo, lo cual es una gran ventaja para el programa, especialmente porque creció en Chatham y tiene una historia súper inspiradora y alentadora para los jóvenes. Me siento muy afortunada de que él forme parte del equipo de OLP".

Otros tenían cosas similares que decir; cuando el Vínculo publicó la noticia en diciembre, varias personas en Facebook celebraron su elección en los comentarios.

"¡Tan orgullosa de José!", escribió Angela Jones Lawrence, una antigua maestra de ESL. "¡Fue uno de los estudiantes con más ganas de aprender y de hacerlo bien a los que he enseñado!".

"Excelente maestro y buen ser humano", comentó en español Lilia Lara, madre de un estudiante del CCS. "Magnífica elección. Felicidades".

A los dos meses de estar en el puesto, López Garcia ha hecho un poco de todo: desde acercarse a las universidades, a los estudiantes y a los padres, hasta monitorear las calificaciones de los jóvenes y brindarles apoyo para la solicitud de ingreso a la universidad.

"Sinceramente, todavía estoy aprendiendo; este puesto, y especialmente este programa, tiene muchos componentes que Selina ha puesto en marcha", dijo, añadiendo con una risa: "No sé cómo lo ha hecho ella sola porque es mucho, y siempre hay algo que tienes que hacer, ya sea ayudar a un padre o ayudar a un estudiante cada día mientras se hacen las tareas que tenemos que hacer para el día".

De cara al futuro, espera que sus experiencias sirvan de ejemplo a los jóvenes con los que trabaja y que, en última instancia, les inspiren a perseverar en todo lo que hagan.

"Mis experiencias —llegar y emigrar aquí, entrar y asistir a la universidad y graduarse, y ahora— definitivamente ayudarán a mostrar a los estudiantes que no hay un camino recto hacia donde quieren ir", dijo. "Hay obstáculos y desafíos, así que todo depende de ti y de que seas resiliente y constante en el trabajo que haces. Al final todo saldrá bien".

Comments

No comments on this item Please log in to comment by clicking here