Iglesias hispanas en Chatham siguen sirviendo, apoyando a sus congregaciones a pesar del COVID-19

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Please consider supporting community journalism by subscribing to the News + Record – you can do so by clicking here.

Posted

Nota del editor: Este es otro informe en una serie de informes especiales producidos por La Voz de Chatham, el proyecto lanzado en julio y financiado por una subvención de Facebook hasta el otoño. Se puede ver contenido adicional en la página de “La Voz de Chatham” en Facebook y abajo la sección “La Voz” en el sitio web del periódico.

SILER CITY - Está oscuro dentro de la Iglesia Metodista El Camino, una de las iglesias hispanas más antiguas de Siler City. 

Los asientos están vacíos y no hay música. En cambio, hay una carpa instalada afuera al frente del patio de recreo. Por debajo, el pastor Antonio Legrá Juan predica solo en el césped.

La gente escucha desde tres lados — algunos desde el otro lado de la calle — incluso cuando los carros pasan rugiendo y un avión volando arriba ahoga la voz de Legrá Juan. Un padre se sienta encima de su carro, abrazando a su hija. Mientras Legrá Juan lee un versículo de la Biblia, alguien al otro lado de la calle grita: “¡Amén!”

“Posiblemente el domingo puede que haya unas tres (o) cuatro personas más”, dijo Jorge Borrayo de la Iglesia El Camino, “pero básicamente de ser una iglesia de 80 miembros, tener unos 20 a 25 miembros (asistir) creo que (la pandemia) ha afectado bastante en todos los sentidos espiritualmente y económicamente”.

COVID-19 no solo ha ahogado el culto de la Iglesia El Camino; también ha amenazado el bienestar económico y espiritual de muchas iglesias hispanas en Chatham. Pero aun así, muchas iglesias continúan encontrando formas de brindar un apoyo crucial a sus congregaciones y mantener su sentido de comunidad. 

La Iglesia El Camino se encuentra entre una cooperativa de crédito y una lavandería automática en Chestnut Street en Siler City. La iglesia abrió sus puertas en 1989 para satisfacer las necesidades espirituales de una comunidad creciente, pero desde marzo ha tenido que reducir o cancelar la mayoría de sus actividades.

“Antes eran más canciones. Las prédicas eran más largas un poco”, dijo Luz Elena Borrayo, una cantante que ha asistido a la iglesia desde 2007. “Había culto de niños también arriba. Entonces después de que acabara la música ellos se iban arriba”.

Como muchas iglesias, la Iglesia El Camino al principio experimentó con servicios virtuales. Alrededor de finales de abril, empezaron a emitir mensajes a través de Zoom, pero después de que poca gente asistió las a llamadas, cambiaron a editar juntos canciones grabadas con sermones y publicar los videos en YouTube. Aproximadamente hace dos meses, empezaron a tomar la transición a hacer los cultos afuera y hace cuatro semanas los empezaron a tener cada domingo. 

Ha sido difícil, dijo Jorge Borrayo. Muchas familias ya no vienen y la iglesia no ha podido continuar su escuela de niños ni muchas actividades comunitarias.

“Para que una iglesia se mantenga viva, pues tenemos que tener la escuela de niños, practicar lo que es la unidad, trabajar con la comunidad”, dijo él, “y no se ha podido por este distanciamiento social y todos los requisitos que el gobierno y las leyes federales han puesto para mantener un distanciamiento”.

Carolina del Norte ya ha levantado algunas restricciones sobre reuniones interiores, dijo el pastor Legrá Juan, pero ya que la situación con la pandemia no ha cambiado mucho, prefieren no correr el riesgo de tenerlos adentro.

“El local es pequeñísimo”, dijo. “Si observamos la distancia de seis pies, pues se sentarán allí unas 10 o 12 personas y no más”.

Pero Jorge Borrayo dijo que van a tener un gran problema si no toman la transición pronto a cultos dentro del templo.

“Nos acerca el invierno”, dijo, y agregó, “El aire libre es frío. (En un) domingo de 30 a 40 grados Fahrenheit es imposible trabajar."

Otras iglesias ya han empezado a tener servicios dentro de sus templos — y para la mayoría, no es lo mismo.

La única iglesia hispana de Pittsboro, la Iglesia Bautista Misionera Roca Fuerte, se encuentra cerca a N.C. Hwy. 902. Con la ayuda de la Pittsboro Baptist Church, la Iglesia Roca Fuerte se estableció en 1990 y ha sido dirigida por el Pastor Javier Benítez desde entonces.

Tras la orden estatal de quedarse en casa, Benítez empezó a predicar a través de Facebook Live — y todavía lo hace aunque la Iglesia Roca Fuerte ya está ofreciendo cultos interiores. Dijo que quiere asegurar que “los que no vienen no pasen las semanas sin escuchar algo”.

Se han reunido dentro del templo por más o menos cinco semanas, pero es diferente ahora a lo que era. Dividen a la congregación en grupos, dijo Benítez; un grupo asiste los domingos mientras otro va los sábados. El grupo más grande no tiene más de 45 personas.

“Él que quiere ir a la iglesia en forma presencial tiene que entrar, desinfectarse, ponerse su máscara, no andar saludando, no andar abrazando (y) entrar por esa puerta y salir por la otra”, dijo Benítez.

Pero COVID-19 ha paralizado otras actividades — incluidos bautizos, funerales y su escuela de niños — y eso preocupa a Benítez.

“Los niños ahorita que están en una edad crucial para hablarles de fe, de Biblia, de Dios, de amor, de ser generosos, ser misericordiosos”, dijo Benítez. “Esas verdades se siembran ahorita”.

Pero la iglesia ya no puede sembrar esas verdades: Benítez dijo que los cuartos de la iglesia no son suficientemente grandes para guardar la distancia y tener 10 o 15 niños por cada clase.

Otras preocupaciones se relacionan con las finanzas.

La Iglesia Roca Fuerte se sostiene de las ofrendas, donaciones y diezmos de sus feligreses, Benítez dijo, y una vez que esos no entran, la iglesia se mete en dificultades de pagar sus gastos como luz, aseguranza y aires acondicionados. 

“El virus llegó, pero los biles no dejan de llegar”, dijo y agregó, “Nosotros no nos podemos comparar con una iglesia americana que fue fundada en 1800 y tantos … donde las aportaciones de los feligreses son bastante fuertes (y) que pueden aguantar una crisis sin meterse en grandes problemas.”

COVID-19 ha sacudido a su comunidad, dijo, y mucha gente ha perdido sus ingresos, trabajos e incluso hogares.

“¿Cómo le pides a alguien, ‘Da a la iglesia,’ cuando sabes que sus hijos tienen hambre?” Benítez preguntó. “Es una situación bastante difícil.”

Las finanzas ocupan un lugar un poco más bajo entre las preocupaciones del pastor Fortino Ocampo. Él dirige otra iglesia — llamada Centro Familiar Cristiano — en North Chatham Avenue en Siler City. Fundada en 1996, la iglesia sirve a unos 70 miembros — o al menos lo hacía antes de la pandemia, dijo Ocampo.

Recientemente se mudaron a su edificio actual, pero todo está pagado, dijo, y realizar menos actividades en la iglesia alivia parte de la presión financiera.

“Es cierto que no entran muchas finanzas, pero a la misma vez tampoco no es mucho gasto”, dijo. “Gracias a Dios no tenemos pago de edificio, de bienes. Entonces nos agarró esta pandemia en un presupuesto simple, por decirlo así”.

El 6 de septiembre fue la primera vez que la iglesia reanudó la celebración de servicios en persona dentro del templo con todas las precauciones necesarias. Antes de eso, Ocampo había estado dirigiendo servicios al aire libre en el estacionamiento de la iglesia desde mayo, donde la gente se quedaba en sus carros mientras predicaba afuera.

Pero él también dijo que ha sido difícil ya que “prácticamente la iglesia queda paralizada”.

“No podemos andar evangelizando”, dijo. “No podemos andar haciendo grupos pequeños. Son muchas cosas las que por ese lado en realidad sí dejamos de hacer y no sabemos cuándo vamos a reiniciar a hacerlo.”

Ubicada en Harold Hart Road en Siler City, la Iglesia Católica de Santa Julia tiene una congregación que es aproximadamente 88% latina. Ofrecieron servicios bilingües hasta que COVID-19 los detuvo.

“Ha sido muy difícil ver nuestra iglesia vacía, nuestros grupos no reuniéndose”, dijo el padre Julio Martínez, quien ha estado al frente de Santa Julia durante dos años. “Aunque estamos avanzando un poco, lo estamos haciendo con mucho cuidado”.

A diferencia de otros pastores de Chatham, Martínez decidió no transmitir misas, aunque creó un canal de YouTube donde publica, entre otras cosas, reflexiones espirituales y anuncios parroquiales.

“Sentí que no había necesidad de reinventar la rueda”, dijo riendo. “Hay miles y miles de misas en línea tanto en inglés como en español, (así que) realmente no sentí la necesidad de hacer eso”.

Hasta ahora, han reabierto la iglesia para misas matutinas tres días a la semana, y el 10 de octubre, Martínez dijo que comenzarán a ofrecer seis misas cada fin de semana.

“Y, por supuesto, habrá asientos limitados”, dijo, y agregó que solo alrededor de 115 a 120 personas pueden estar en la iglesia a la vez.

A partir de esta semana, proporcionarán pases para las personas que les permitirán elegir las misas a las que asistirán durante el resto de la pandemia. Luis Rafael Zarama, el obispo de Raleigh, ha eximido a los católicos de la obligación de misa dominical, dijo, por lo que la gente no necesita venir si aún no se siente cómoda asistiendo a la misa dentro de la iglesia.

“Tómate tu tiempo”, dijo Martínez. “Vienes cuando sientes que estás listo”.

‘Somos una familia’

Pero las iglesias hispanas en Chatham no han permitido que esas restricciones las paralicen totalmente; muchas han encontrado maneras de mantener la comunicación con sus congregaciones y de continuar sirviendo sus necesidades.

“Hemos tratado de hacer cosas nuevas”, dijo Ocampo. “Algunas funcionan. Algunas no funcionan. Pero hemos hecho lo que más hemos podido”.

Ocampo y Benítez a menudo envían devocionales y mensajes alentadores a sus miembros a través del texto o Facebook Messenger. Aunque ya no pueden visitar a los enfermos en el hospital, Ocampo todavía visita a las familias de luto por un ser querido.

“Pongo mi mascarilla con todo y voy a hacer una oración cortita en 10 (o) 15 minutos”, dijo, agregando, “Siento que debo de ir”.

Para animar a los niños de Santa Julia, Martínez creó a Pancho, un loro que, según él, se ha vuelto “famoso” en la parroquia. Pancho protagoniza su propio programa de YouTube y trae educación religiosa, sonrisas y risas a los niños pequeños de Sant. Julia.

Martínez dijo que Pancho comenzó como una estatua colorida, pero después del primer video, fue a “Machu Picchu Spa & Resort” y regresó como un títere de mano más fornido y esponjoso.

“Los domingos, cuando la gente entrega sus contribuciones, a veces lo llevo (a él) para que los niños puedan ver a Pancho y sus amigos desde sus carros”, dijo Martínez. “La gente ha sido muy receptiva tanto con los videos divertidos como los serios porque crea una especie de vínculo de continuación, una especie de contacto durante este tiempo”.

Martínez también se divierte con eso: usa pelucas, se pone gafas grandes y canta junto con Pancho y sus amigos.

“No estoy seguro de si es una inspiración de Dios o mi propia locura”, dijo riendo, “pero sea lo que sea, funciona”.

Muchas iglesias también han estado proporcionando comida e incluso asistencia financiera a sus familias hasta pueden ir.

La Iglesia El Camino reparte una subvención de $10,000 entre familias de su congregación, dando $90 a cada persona, y el Centro Familiar Cristiano dio ofrendas a algunas familias para ayudarlas a pagar su pago de casa.

“Tratamos de cuidar esa parte en nuestros miembros”, Ocampo dijo, “tratando de que nuestros miembros sientan que estamos con ellos a pesar de que no podemos reunirnos”.

Gracias en parte a las donaciones de la comunidad, la Iglesia Católica de Santa Julia también ha proporcionado alimentos y dinero a sus familias necesitadas. A veces, cuando escucha que alguien perdió su trabajo o está en cuarentena, Martínez dijo que pondría dinero en un sobre, llamaría a la puerta y lo dejaría allí.

“Cuando las cosas se ponen difíciles, todos tenemos que ponernos en marcha”, dijo. “Somos una familia, y eso es lo que hace la familia. Nos ayudamos unos a otros en momentos de necesidad”.

La Iglesia Bautista Misionera Roca Fuerte también ayuda a sus miembros con comida, alquiler e incluso alojamiento. Después de que una mujer perdió su trabajo y su hogar, Benítez le proporcionó un cuarto en la iglesia mientras la ayudaban a buscar trabajo y un cuarto de renta asequible.

“No podemos dejar a un ser humano afuera”, dijo. “No podemos. No podemos. No podemos”.

Cuidar de las personas vulnerables — por eso son una iglesia, dijo, y tampoco va a dejar que el COVID-19 cambie esa misión.

“No podemos parar la vida en tiempos difíciles. Es cuando más se debe de vivir,” Benítez dijo, y agregó, “Es cuando más se debe de ayudar. Porque si nos encerramos, paramos lo bueno que podemos hacer para ayudar a los demás.”

Se puede contactar a la reportera Victoria Johnson en victoria@chathamnr.com.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment

Subscribe to The Chatham Brew now to get the latest news from Chatham County straight to your inbox.

* indicates required
/ ( mm / dd )