¿Esperando un bebé? Finalmente puedes dar a luz cerca de casa

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Making high quality community journalism isn’t free — please consider supporting our journalism by subscribing to the News + Record today.

Unlimited Digital Access: $3.99/month

Print + Digital: $5.99/month

Posted
Updated:

SILER CITY — Cuando el Centro de Maternidad en el Chatham Hospital se inauguró oficialmente en septiembre con un valor de 2.6 millones, fue un hito para Siler City y el condado — marcando la primera vez en casi 30 años que Chatham tenía su propia sala de maternidad.

Y puso a Chatham en una posición única, rompiendo la tendencia en que muchos hospitales rurales cerraban en todo el país. 

La creación del Centro de Maternidad en el hospital — ubicado en Progress Boulevard en Siler City y parte del sistema más grande de atención médica de UNC — fue un elemento estratégico de la expansión de la instalación. Viene junto con proyecciones de crecimiento poblacional en todo el condado, especialmente en Pittsboro, donde se espera que la población aumente 10 veces más durante los próximos 20 años a medida que las parejas jóvenes y las familias se muden a Chatham Park y otros vecindarios crecientes en la sección norte del condado. 

Pero también refleja las necesidades de una creciente comunidad hispana en Chatham, especialmente en Siler City, dijo Paul Cuadros, un profesor de periodismo en la UNC-Chapel Hill, en una charla que dio en septiembre del año pasado. En Chatham, dijo, la comunidad hispana constituye entre un 13% y 14% de la población total, y el promedio de edad — según los datos del último Censo — es 23 años, aunque estimó que sea 26 años ahora.

“(Esta comunidad) está en su mejor edad fértil y ahora están teniendo hijos”, dijo. “... No puedes ir a Siler City un fin de semana y no encontrarte con un bautizo, no encontrarte con un baby shower, no encontrarte con una boda. Es una comunidad joven. Es una comunidad próspera y son solo niños. Siempre hay niños ahí fuera”.

Esta población impulsará el crecimiento del estado, dijo, y por eso sus necesidades de salud son tan importantes — algo que dijo que el Hospital se dio cuenta al construir su propia sala de maternidad en Siler City.

La apertura del centro es la primera vez desde 1992 que el Chatham Hospital ha operado una sala de maternidad, pero llega en un momento precario. Además de abrirse durante una pandemia que ha cargado a las instalaciones médicas, el centro llegó en medio de una crisis industrial aún mayor — los hospitales de pueblos pequeños cierran con una frecuencia cada vez mayor a medida que los crecientes gastos de operaciones superan los ingresos hospitalarios.

Esa fue la razón por la que el antiguo Chatham Hospital detuvo su atención de maternidad hace 28 años, dicen los líderes del hospital, y es la razón por la que al menos 10 comunidades rurales de Carolina del Norte perdieron sus servicios de parto en la última década.

“En general, los hospitales rurales están sufriendo”, dijo Kristen Coleman, quien administra el Centro de Maternidad de Chatham y se desempeña como enfermera. Se unió al personal en Chatham para supervisar la nueva operación después de trabajar durante 12 años en el Randolph Hospital, donde solía ayudar a las madres de Chatham.

“Antes de que abriéramos aquí”, dijo Coleman, “para cualquiera que viviera cerca de Siler City, lo más corto que podían ir era 30 minutos hasta Randolph”.

Desde otras partes del condado, las madres tenían que manejar una hora o más para dar a luz. Además de incomodarlos, esas distancias plantean serios problemas para la salud de las madres y los bebés.

“Fue un gran problema; realmente había una necesidad para la comunidad”, dijo Coleman, “porque realmente era un problema de seguridad”.

La Dra. Dana Iglesias, directora médica del Centro de Maternidad, ve el problema como una cuestión de vida o muerte. Después de 18 años centrada en el cuidado de la maternidad, ha sido testigo de un hecho incontrovertible: cuanto más lejos deben viajar las madres para dar a luz, mayores son sus posibilidades de complicaciones.

“Hay un mayor número de nacimientos fuera de los hospitales cuando las unidades rurales cierran”, dijo, “y eso se traduce en problemas… Hay una crisis de nacimientos en Estados Unidos. Más madres están muriendo, pero las mujeres no deberían estar muriendo por razones prevenibles con toda la tecnología que tenemos. Entonces, esto es realmente bueno para Chatham”.

La adición dentro del edificio del Chatham Hospital fue posible gracias a su afiliación al sistema UNC Health Care, una red de atención integrada sin fines de lucro que es propiedad del estado de Carolina del Norte y tiene sede en Chapel Hill. UNC Health Care incluye UNC Hospitals, programas clínicos de la UNC School of Medicine, además de 11 hospitales afiliados y sistemas hospitalarios en todo el estado. En el Chatham Hospital, el departamento de salud del condado y Piedmont Health Services también contribuyeron al éxito del proyecto y sus instalaciones de clase mundial.

Mientras los hospitales rurales a menudo sufren de fondos limitados y tecnología obsoleta, el Centro de Maternidad en Chatham trabaja para ofrecer a las nuevas madres una experiencia de atención incomparable, aunque con capacidad limitada. Se invita a las mujeres embarazadas a recorrer las instalaciones antes del parto y, hasta ahora, ninguna se ha sentido decepcionada.

“La gente siempre se sorprende”, dijo Iglesias. “Dicen: ‘No sabía qué esperábamos en un hospital rural, pero esto es encantador’”.

A diferencia de algunos hospitales donde los procesos de parto y recuperación se llevan a cabo en diferentes habitaciones, Chatham Hospital atiende a las madres en suites privadas durante su estadía. Las grandes habitaciones están limpias, pero son acogedoras, sin la fachada estéril que desconcierta a algunas salas de hospital. El servicio y las comodidades de primer nivel incluso han atraído a madres de los condados de Lee y Wake y de otros lugares más allá de Chatham.

“Una pareja vino a visitarnos desde Raleigh”, dijo Coleman, “y el esposo dijo que en el momento en que entraron por la puerta, su esposa dijo que estaba dando a luz aquí”.

A pesar de tener solo cinco camas de maternidad, la sala cuenta con 11 profesionales médicos en su personal: un obstetra, cuatro proveedores de medicina familiar con privilegios quirúrgicos para realizar cesáreas, cuatro proveedores no quirúrgicos y dos parteras.

“Es la sensación de comunidad y la personalización lo que es tan especial”, dijo Coleman. “No tenemos proveedores corriendo a todas partes debido a que se están realizando 10 operaciones a la vez”.

Antes de abrir, el hospital estableció 10 partos como su meta mensual y, hasta ahora, no ha habido más de un parto a la vez. Desde septiembre, han nacido 40 bebés en el centro.

No diseñado para partos de alto riesgo

Mientras el Centro de Maternidad se adaptará a las necesidades de la mayoría de las mujeres embarazadas, no está diseñado para atender a pacientes de mayor riesgo.

“Las madres no pueden tener preeclampsia o diabetes gestacional ni problemas fetales”, dijo Coleman. “Estamos en el nivel I, por lo que solo tenemos la capacidad de estabilizarlas”.

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos designa los centros de maternidad de acuerdo con tres niveles. Las instalaciones de nivel I, como las del Chatham Hospital, ofrecen atención básica. Los niveles II y III están autorizados para brindar diversos grados de atención especializada.

“Entonces, si algo sucede, pero podemos lograr que Mamá se estabilice lo suficiente”, dijo Coleman, “idealmente la transferiremos a una instalación más grande antes del parto”.

Sin embargo, para aquellos partos sin complicaciones anticipadas, la sala de maternidad de Chatham ofrece una experiencia personal e íntima. Especialmente durante la pandemia de coronavirus, las habitaciones privadas del centro brindan a las familias una experiencia de parto más típica que los hospitales más grandes.

“Lo más importante es que la póliza de visitas cambió, pero aparte de eso, el COVID no ha cambiado mucho”, dijo Coleman. “En realidad, todavía se les permite tener dos visitantes para la operación”.

Mientras que la pandemia ceda y el Centro de Maternidad alcance sus objetivos, se ampliará para admitir partos más frecuentes en los próximos años. Para el 2025, Iglesias y Coleman esperan que la instalación pueda apoyar a 350 madres por año.

Pero la sala de maternidad nunca rivalizará con sus competidores cercanos en tamaño, y así es como sus líderes quieren que sea.

“Nuestro tamaño nos permite brindar la mejor atención”, dijo Iglesias. “Aquí es donde lo pequeño es agradable. Lo pequeño es bueno”.

Iglesias ha visto la gama de instalaciones de maternidad habiendo trabajado en hospitales de todo el país e internacionalmente. Pero se enorgullece de servir en el Centro de Maternidad de Chatham, donde puede beneficiar a una comunidad que ha estado desatendida durante décadas.

“Esta es una hermosa unidad”, dijo. “Ha sido genial. Ha sido mucho trabajo, pero definitivamente ha valido la pena poder servir a esta comunidad después de tanto tiempo sin una unidad (de maternidad) — tener una unidad accesible que pueda apoyar a los pacientes en su contexto”.

Traducido por Victoria Johnson y Patsy Montesinos

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here