'Está llena de amor'

Vicky Tobar brinda interpretación y apoyo a las familias hispanas de Jordan-Matthews

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Please consider supporting community journalism by subscribing to the News + Record – you can do so by clicking here.

Posted

SILER CITY — Al crecer, Virginia “Vicky” Tobar siempre había querido ser una enfermera escolar. Incluso había comenzado a estudiar para serla a principios de los 2000 — hasta que la preparatoria Jordan-Matthews se interpuso en su camino.

“Por supuesto, de una buena manera”, agregó con una risa.

En 2004, Tobar se unió a Jordan-Matthews como intérprete de español después de postularse por capricho. Dieciséis años después, ella todavía está allí, sirviendo fielmente a las familias hispanas de J-M — un historial de servicio que las asociaciones de educación han reconocido recientemente en el Condado de Chatham y en todo Carolina del Norte.

Por su trabajo y dedicación, la Asociación de Educadores del Condado de Chatham nombró a Tobar como su Profesional de Apoyo Educativo (ESP) del año a fines del año pasado; poco después, el Consejo de Profesionales de Apoyo a la Educación de la Asociación de Educadores de Carolina del Norte (NCAE por sus siglas en inglés) también la nombró Profesional de Apoyo a la Educación del año 2021 a mediados de enero.

“Virginia brinda un servicio vital a sus estudiantes y las familias de su comunidad”, dijo Tijuana Greene, presidente del Consejo de Profesionales de Apoyo a la Educación de la NCAE, en un comunicado de prensa de enero. “Ella se preocupa profundamente por los niños con los que trabaja y se asegura de que sus necesidades educativas se satisfagan de la mejor manera posible”.

La interpretación puede no haber sido lo que Vicky soñaba hacer cuando era joven, pero tampoco la habría sorprendido; después de todo, ha estado interpretando y traduciendo toda su vida para su madre, que es de México.

“Crecí hablando español gracias a mi mamá”, dijo Tobar. “Mi mamá hasta el día de hoy no habla inglés, así que tengo que ser su intérprete y he sido su intérprete”.

Tobar, de 43 años, creció en Los Ángeles. Ella lo llamó un “lugar divertido” para crecer, pero ella y su familia enfrentaron muchos desafíos. Tobar abandonó la preparatoria para ayudar a su madre a cuidar a su hermano pequeño mientras ella trabajaba para mantener a sus hijos. Como su madre no podía hablar ni leer inglés, Tobar dijo que ella también “tenía que estar allí” para interpretarle. 

“Es algo que elegí hacer porque era muy fácil decir: ‘Mamá, te ayudaré. No quiero ir a la escuela’”, dijo Tobar. “Pero miro hacia atrás y pienso, ‘Bueno, esa no fue la mejor decisión’”.

Decidió revisar su educación más de una década después en el otro lado del país — y esa decisión la llevó por inadvertencia a J-M.

Tobar conoció a su esposo, Mario, en 1993; en 1995, él se mudó con ella y su familia a Siler City, en busca de mejores oportunidades. Dos hijos — una hija, Michelle, y un hijo, Robert — vinieron después de la mudanza. Ambos son ahora adultos jóvenes y tienen sus propios hijos.

A finales de la década de 1990, comenzó a trabajar en Glendale Hosiery Outlet Store en Siler City, pero después de trabajar allí cinco años, sabía que no era el lugar donde quería estar. Entonces, con el apoyo de su esposo, decidió regresar a la escuela. Obtuvo su GED en 2003; poco después, se inscribió en clases para convertirse en asistente certificada de enfermería.

“Por supuesto, estábamos luchando porque el único que trabajaba era mi esposo en ese momento”, dijo, y agregó que él había estado trabajando un tercer turno y cuidando a sus dos hijos.

Necesitaba ayuda, dijo, por lo que decidió suspender su educación en enfermería y buscó trabajo. En 2004, su esposo encontró varios puestos vacantes en las Escuelas del Condado de Chatham, incluida uno para un intérprete en J-M.

“Y dije, ‘Increíble’. Obtuve mi GED. Tengo un poco de experiencia de colegio comunitario’”, dijo. “No tenía ninguna experiencia en la oficina ni nada de eso, pero pensé: ‘Bueno, hablo inglés. Yo hablo español. ¿Por qué no?’”

El director de J-M en ese momento, David Moody, la entrevistó. Se conectaron por los juegos deportivos de la preparatoria a los que ella y su familia asistían regularmente, y después, le propuso el trabajo allí mismo.

“Después de eso, fue básicamente como, ‘Oh, Dios mío, como, ¿voy a empezar a trabajar?’. Él me dice, ‘¿Cuándo puedes empezar?’ Y le dije, ‘¡Mañana!’”, dijo riendo. “Así de pronto necesité un trabajo. Y ahí está, 16 años después, todavía estoy allí”.

Tobar es la única intérprete escolar en J-M, que sirve a unos 870 estudiantes, la mayoría de los cuales son hispanos. Sin embargo, no es la única que habla español; la escuela también emplea maestros de español, maestros de inglés como segunda lengua (ESL por sus siglas en inglés) y una secretaria bilingüe, a quien Tobar llamó su “cómplice”.

Como intérprete, Tobar trabaja con todos: familias, estudiantes, administración y maestros. Ella es la mensajera: llama o envía correos electrónicos a las familias en nombre de la escuela, a menudo interpreta los comentarios de los maestros o del personal palabra por palabra, y luego traduce las respuestas de los padres al inglés. Las conferencias de padres y maestros funcionan de manera similar — pero en tiempo real.

“Lo hacemos de forma consecutiva”, dijo. “Los maestros dirán algo, y luego lo traduciré, y así seguimos”.

Pero para ella, especialmente durante la pandemia, la interpretación va más allá de contestar llamadas telefónicas, cerrar brechas de comunicación y explicar conceptos en un idioma que otros entenderán.

“En cuanto a mi trabajo y lo que hago, va más allá de ser una intérprete o traductora”, dijo. “Siento que en mi campo hay que tener mucha empatía, mucha paciencia. Tienes que poder brindar a nuestras familias, nuestros estudiantes, nuestros padres, toda la atención que requieren”.

A veces, agregó, es difícil escuchar cosas que nunca hubiera querido saber, pero se asegura de estar siempre ahí para ofrecer apoyo a las familias como pueda.

“Solo me quiero asegurar de que nadie se quede atrás”, dijo.

Incluso antes de la pandemia, Tobar trabajó para dar consejos y empoderar a “sus” familias. Ella asegura que los padres y los estudiantes sepan revisar sus correos electrónicos constantemente, y si los padres no tenían correos electrónicos, los ayudó a configurar cuentas. Otras veces, los padres venían a la escuela, los ayudaban a configurar las aplicaciones adecuadas y les mostraban lo que necesitaban saber.

“Permítanme decirle que cuando se trata de ayudar a un padre en nuestra comunidad, no significa que voy a enviarles un enlace, para que podamos acercarnos y pueda ayudarlos de esa manera”, dijo. “La gente es más práctica. No van a leer toda esa información, por lo que es mucho más fácil sentarse con la familia”.

COVID-19, después de todo, no cambió mucho su forma de trabajar; de hecho, hasta la semana en que los estudiantes de preparatoria regresaron bajo el Plan B, ella había estado trabajando en su oficina todos los días.

“¿Cómo puedo ayudar a mis padres si estuviera en casa?” ella preguntó. “¿Cómo puedo ayudar a la oficina si estaba en casa? ... No podía dejar a mis familias solas — ya sabes, sentí que los iba a abandonar si no estaba en la escuela”.

El ritmo de trabajo siempre ha sido “sin parar, sin parar, sin parar”, dijo, pero la pandemia ha aumentado la cantidad de trabajo que ahora tiene que afrontar.

“A partir de ahora, es tan abrumador”, dijo, y agregó: “Con la pandemia en curso, parece que sería más fácil, pero no lo es. Es como un gran volumen de llamadas, correos electrónicos y comunicación con nuestros padres”.

Es un trabajo duro, dijo, y recibir el reconocimiento de las asociaciones de educación por sus 16 años de esfuerzo significó mucho para ella. Mientras los padres y las familias la habían reconocido antes, dijo Tobar, ninguna asociación de educación lo había hecho.

“¿Puedes creerlo?” dijo ella, sonriendo. “Me siento tan bien que todo mi arduo trabajo ha valido la pena, y ha hecho que sea aún más dulce ser reconocido por el estado. Quiero decir, te lo digo, estaba tan feliz”.

Durante noviembre y diciembre, el Vínculo Hispano y otros felicitaron a Tobar en Facebook.

“Nosotrxs tenemos el gran privilegio de trabajar con ella a través de nuestrx program juvenil y sabemos todo el trabajo y dedicación que da a nuestra comunidad de Siler City”, escribió el personal del Vínculo en diciembre. “Muchas gracias, Ms. Tobar, por todo el cariño que le pone en su trabajo. ¡La apreciamos muchísimo!”

Casi 50 personas también comentaron las publicaciones de Jordan-Matthews en Facebook sobre los premios de Tobar en inglés y español.

“Muchas felicitaciones, Mrs. Vicky Tobar”, publicó Vilma Sandoval. “Muchas gracias por todo el apoyo a nuestros hijos y padres. Ha hecho un gran trabajo. Se lo merece.”

“Mis hijos fueron mejores por conocerla”, escribió otro padre, Raymond DeCristofaro, en una publicación posterior. “Gracias.”

Maria Soto, quien lidera el Programa de Apoyo a las Familias de Communities In Schools, trabajó con Tobar durante tres años, cuando Tobar trabajó a medio tiempo como asistente de Soto de 2012 a 2015.

“Trabajamos muy cerca”, dijo Soto. “... Vicky siempre está dispuesta a ayudar y también a aprender y crecer. Ella es una gran defensora de las familias, de la comunidad”.

Incluso después de un día completo de trabajo en J-M, Tobar aún llegaba a la oficina de CIS con una “gran sonrisa” y mucha energía, dijo Soto.

“Está llena de amor”, agregó. “… Siento que a veces ella ni siquiera se da el crédito por todas las cosas que hace por los demás y cómo ha ayudado a muchos jóvenes, a muchos, a pasar por muchos momentos difíciles en sus vidas”.

Mientras que aprecia y se siente honrada por los reconocimientos de los demás, Tobar dijo que la mejor recompensa ha sido ayudar a los demás y ver el impacto positivo que ha tenido. Está especialmente orgullosa de que muchas familias hispanas en Siler City ahora se sientan lo suficientemente cómodas para acercarse a ella y confiarle lo que está pasando en sus vidas.

“No se trata solo de interpretar, ¿sabes a qué me refiero?” ella dijo. “Como, tienes que tener la voluntad de querer ayudar a la gente, la pasión de decir: ‘¿Sabes qué? Amo mi trabajo y amo lo que hago. Solo tengo que ayudar de la mejor manera que pueda’".

Se puede contactar a la reportera Victoria Johnson en victoria@chathamnr.com.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment

Subscribe to The Chatham Brew now to get the latest news from Chatham County straight to your inbox.

* indicates required
/ ( mm / dd )

Get your digital subscription today.

Access all content on our website, including our e-edition, at a discounted rate while also being environmentally friendly.

Get your 1-year digital subscriptions for only $39.
That's just 10¢ per day for the great coverage of your local news!

Subscribe now