Verónica Nuñez ayuda a familias latinas como nueva defensora de la familia de CIS

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Making high quality community journalism isn’t free — please consider supporting our journalism by subscribing to the News + Record today.

Unlimited Digital Access begins at $4.67/month

Print + Digital begins at $6.58/month

Posted

La vocación de Verónica Nuñez gira alrededor de ayudar a los que la rodean.

Ya sea que esto se traduzca en ayudar a los estudiantes latinos a encontrar oportunidades educativas y apoyo, o ayudar a su madre a recuperarse de la cirugía de reemplazo de cadera en 2019, espera mejorar las vidas de los que la rodean.

“Me encanta ayudar a la gente”, dijo. “Si alguna vez estoy en una tienda donde alguien tiene dificultades para comunicarse — especialmente con las familias hispanas — no es difícil preguntar si necesitan ayuda o necesitan interpretación. Me gusta poder ayudar a las personas cuando veo que la necesitan”.

Como nueva auxiliar del programa de defensa de la familia para Communities in Schools en el Condado de Chatham, Nuñez hace eso. Trabaja con familias asignadas a través del Tribunal de Menores del condado y recomienda programas y recursos. Empezó a mediados de agosto.

“Agradezco la oportunidad que me dieron Communities in Schools”, dijo Nuñez. “Me alegro de que el departamento haya tenido esa confianza para darme la bienvenida a su familia porque no somos sólo compañeros de trabajo, sino familia. Nos apoyamos mutuamente en diferentes situaciones y casos. Estoy realmente contenta de estar aquí”.

Antes conocida como Chatham County Together, CIS comenzó en 1989 como una forma de proporcionar más servicios preventativos a los estudiantes de Chatham.

Trabajan con los estudiantes remitidos por las Escuelas del Condado de Chatham, el Departamento de Servicios Sociales, la División de Justicia de Menores, además de los proveedores de salud mental y los padres. CIS ofrece servicios gratuitos en inglés y español.

“Ofrecemos servicios de interpretación a las familias muchas veces, las ayudamos específicamente en cuanto a servicios psicológicos o clínicos”, dijo Maria Soto, que es defensora de la familia de CIS y supervisora de Nuñez. “En esencia trabajamos con familias para tener ese tipo de evaluaciones. Así que me alegra mucho y me da mucha calma  de que ella esté aquí”.

Nuñez trabaja para asegurar que los niños se queden y encuentren éxito en la escuela mediante el apoyo educativo, emocional y social.

Uno de sus objetivos en esta nueva posición es ayudar a las familias no angloparlantes a los estudiantes a obtener recursos que no tenía cuando era niña.

Originalmente de Los Ángeles, Nuñez es una de nueve niños. Ambos padres son de México —  su madre de Guerrero y su padre de Michoacán.

Como sus padres no hablaban inglés, pocas personas la podían ayudar a navegar por el sistema escolar.

La mayoría de sus tareas estaban en inglés, así como las reuniones y conferencias de padres y maestros. Como no hablaban inglés, sus padres no tenían una comprensión sólida de las oportunidades educativas y los recursos disponibles para sus hijos.

“No me pudieron dar ese apoyo cuando necesitaba ayuda en la escuela”, dijo Nuñez.

Su hermano mayor, Rudy Estrada, le sirvió como una línea de vida. Él la ayudó rutinariamente con los deberes y aprendiendo inglés.

Nuñez asistió a la preparatoria Benjamin Franklin, una escuela pública en el barrio del Parque Highland, cerca del centro de Los Ángeles. Allí, se dio cuenta de que tenía esperanzas de convertirse en enfermera registrada.

“Siempre llamó mi atención”, dijo Nuñez. “Siempre me interesaba ayudar a los pacientes, cómo conectarse con los pacientes, cómo ayudarlos a mejorar y cómo ayudarlos con sus medicamentos. Más que nada, quería poder ayudar a las personas”.

Después de graduarse en 1996, se mudó a Siler City con otros hermanos que ya vivían en la zona.

Su primer trabajo fue en la tienda Glendale Hosiery Outlet en Siler City. Además, comenzó a tomar clases en la Central Carolina Community College de Pittsboro. Se registró en el programa de enfermería.

Pero sus estudios fueron suspendidos después de embarazarse de su hija Vanessa, la mayor de tres hijos.

Nuñez dejó la universidad y cambió de carrera. Empezó a trabajar en el Centro de Desarrollo del Niño de Chatham como asistente docente en 2007. A lo largo de los años, trabajó como empleada de CCS en una variedad de funciones diferentes, como secretaria, intérprete y gerente de datos.

Su pasión por ayudar a otros se giró hacia el sector educativo. Se encontró capaz de buscar oportunidades para estudiantes latinos, unos que no tenía como estudiante joven.

“Muchas de las familias con las que trabajamos han emigrado recientemente a los Estados Unidos”, dijo Nuñez. “Muchos de ellos no están conscientes de los sistemas que existen para apoyarlos y ayudarlos, y a veces estas familias tampoco pueden leer. Quiero ser su voz”.

Pero ella todavía sueña con volver a la escuela.

“Nunca perderé la fe de que volveré a la escuela porque ese es mi objetivo final”, dijo Nuñez.

Mientras trabajaba como gerente de datos, conoció a Jazmin Mendoza Sosa, quien ahora es directora de programas de CIS. Mendoza Sosa dijo que la actitud amistosa de Nuñez la hace una ventaja beneficiosa para la organización.

“Siempre es muy amable y siempre tiene una sonrisa — es muy educada”, dijo Mendoza Sosa. “Ella es una aprendiz rápida y definitivamente aprende muy, muy rápido. También es alguien con espíritu de equipo. Hay algunos miembros de nuestro personal que no son bilingües y siempre está dispuesta a ayudarlos”.

Hace algún tiempo, como parte del equipo de la Prevención del Delito Juvenil de CIS, Nuñez trabajó con una nueva familia para interpretar y registrarla porque Mendoza no estaba disponible. Gracias a su ayuda, no tenían que cancelar la ingesta de la familia ni retrasar su oportunidad de recibir servicios.

“Al estar tan dispuesta a hacer la interpretación, ya que no estaba disponible, nos ayudó a no cancelar la reunión y nos ayudó a empezar los servicios antes”, dijo Mendoza.

Soto dijo que tener a Nuñez a bordo del departamento será fundamental para apoyar a las familias en el área de Siler City.

“Ella tiene el espíritu y la personalidad que es una gran ventaja para nuestro departamento”, dijo Soto.

Nuñez dijo que hay una mayor demanda de asistencia de familias latinas en Siler City, donde casi la mitad de la población es hispana.

“En el trabajo en las escuelas y con las familias, puedo apoyar a las familias”, dijo Nuñez. “El trabajo social se ha convertido en mi vocación”.

Heidi Pérez-Moreno es periodista a tiempo parcial y traductora con La Voz de Chatham, un proyecto de reportaje bilingüe del News + Record.

Comments

No comments on this item Please log in to comment by clicking here