Una concentración comunitaria exige el fin de los 'atroces' actos de racismo en las escuelas de Chatham

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Making high quality community journalism isn’t free — please consider supporting our journalism by subscribing to the News + Record today.

Unlimited Digital Access begins at $4.67/month

Print + Digital begins at $6.58/month

Posted

PITTSBORO — El mensaje de la manifestación comunitaria del lunes quedó claro: Ya es el momento de poner fin a los actos de racismo en las Escuelas del Condado de Chatham.

Más de 100 ciudadanos preocupados, estudiantes, líderes religiosos y padres se reunieron antes de la reunión de la Junta de Educación del Condado de Chatham del lunes en respuesta a un incidente del 4 de marzo que involucra una subasta de esclavos simulada en la escuela J.S. Waters en Goldston. En ella, varios estudiantes subastaron al menos a dos compañeros de clase durante su recreo. 

Organizada por Chatham Organizing for Racial Equity (CORE), la manifestación comunitaria de 40 minutos tuvo lugar frente a la Iglesia Presbiteriana de Pittsboro, a poca distancia del histórico palacio de justicia de Chatham, en el centro del pueblo.

Entre los oradores se encontraban pastores, líderes locales de la NAACP y cuatro estudiantes de Chatham, pero la atención se centró en la familia de Jeremiah Palmer, hijo de Ashley y Justin Palmer, y uno de los estudiantes que sufrieron la subasta.

En sus comentarios a los reunidos, Ashley Palmer dijo que los incidentes del 4 de marzo no fueron los primeros de naturaleza racial que sus hijos se enfrentaron en J.S. Waters. Pero fue la primera vez, dijo Palmer, que "decidieron ir hasta el final para asegurarse de que no se encontráramos con un tablón de anuncios de directrices de aceptación cultural”.

Más bien, Palmer quería que el "acto atroz" fuera reconocido como racismo real, con consecuencias reales para quienes lo permitieron. Su publicación en Facebook sobre el incidente galvanizó la comunidad, lo que llevó a que los padres y los estudiantes compartieran sus propias historias con los líderes de CORE y otros, incluido el Dr. Carl Thompson Sr., un pastor de Siler City y ex-comisionado del condado.

"Nuestro objetivo es ofrecer soluciones tangibles verdaderas que hagan que los actos racistas se traten adecuadamente sin necesidad de recurrir a las redes sociales, y también crear una oportunidad de enseñanza tanto para los niños como para los administradores", dijo. "La realidad es que muchos se han puesto en contacto con nosotros diciéndonos que esto es la norma de nuestro sistema escolar. Esto no debería ser así".

Palmer dijo que los actos racistas "flagrantes" no eran ejercicios de diversidad, inclusión o equidad, sino una violación del código de conducta del sistema escolar.

"Los actos racistas no se deberían disciplinar al mismo nivel que alguien que tira del pelo a otro estudiante, con una suspensión por un día", dijo. "Debería tener su propia designación, denunciable a nivel del condado, y se debería tratar con las graves consecuencias que merece. Un niño jamás debería enfrentarse a los abusos de sus compañeros o del personal".

Disposición a ayudar

J. S. Waters es una escuela K-8 que sirve a la región rural central del Condado de Chatham y está situada justo al lado de la autopista U.S. 421, cerca de Goldston. Tiene una población estudiantil de unos 200 alumnos, de los cuales el 68% son blancos.

Palmer dijo que el director de J.S. Waters, Matthew Wilkins, y la administración de CCS los habían apoyado mucho emocionalmente y habían expresado su disposición a ayudar. Destacó la respuesta de Chris Poston, director ejecutivo del sistema para la excelencia y la oportunidad, de la Dra. Amanda Moran, superintendente asistente de servicios académicos y apoyo instructivo, y del Dr. Anthony Jackson, que fue nombrado superintendente el verano pasado.

Pero Palmer pidió a la administración y la junta escolar que ya consideraran una lista de recomendaciones hechas por la coalición comunitaria liderada por CORE. Se presentó la lista a la Junta de Educación esa misma noche.

Ese documento, como informó por primera vez el News + Record, se distribuyó por todos lados antes de la reunión de la junta del lunes. Decía, en parte:

"Nuestra coalición escuchó el testimonio de una madre cuyo hijo biracial, un estudiante de octavo grado, fue acosado y abusado racialmente por sus compañeros blancos en la escuela J.S. Waters. Nos enteramos de que lo que experimentó este joven fue la más reciente de muchas experiencias que abarcan generaciones; durante nuestra reunión e inmediatamente después, múltiples familias y antiguos estudiantes recordaron el acoso racializado, las microagresiones, el terror y el trauma experimentados en las Escuelas del Condado de Chatham. Como resultado, los estudiantes negros y sus familias tienen experiencias escolares muy diferentes a las de los estudiantes blancos.

"En la escuela J.S. Waters, los estudiantes blancos se sentían lo suficientemente seguros como para cometer actos abiertamente racistas en las instalaciones de la escuela, en presencia del personal y del profesorado, y mientras se les filmaba”, continuó el documento. “Estos alumnos se sintieron envalentonados no sólo para cometer actos flagrantes y manifiestos de racismo, sino para tomar represalias y continuar con su agresión después de cumplir una suspensión superficial de un día. La tibia respuesta inicial de los administradores de la escuela a estos traumatizantes incidentes es problemática. Es esencial examinar intensamente y remediar los piezas culturales, estructurales e institucionales que crean estos ambientes."

Denunciar el racismo

Bajo el título "Lo que queremos", la coalición recordó al sistema escolar su misión de "graduar a estudiantes globalmente competitivos y seguros de sí mismos, proporcionando un plan de estudios riguroso y relevante en un entorno de aprendizaje solidario, seguro y enriquecedor”. 

"Desafortunadamente, esto no está ocurriendo para todos nuestros estudiantes", decía el documento. "Esta coalición cree que estamos en un momento crucial en nuestro distrito para denunciar el racismo y la supremacía blanca mediante la implementación de políticas, procedimientos y consecuencias en nuestro sistema escolar que apoyen entornos de aprendizaje seguros y justos”.

La lista de "recomendaciones iniciales" de la coalición incluye ocho puntos:

- Colaborar estrechamente con los socios de equidad en la comunidad, los padres de color y esta coalición para crear un sistema escolar equitativo.

- Los estudiantes implicados deben pedir disculpas a las personas a las que han discriminado y a la comunidad escolar.

- Los consejeros de trauma infantil con experiencia en trauma racial deben estar disponibles para apoyar a todos los estudiantes impactados.

- Revisar y modificar el Código de Conducta del Condado de Chatham para clasificar los comentarios racistas y discriminatorios como discurso de odio, aparte de la actual política de acoso escolar, con consecuencias acordes con la gravedad de este abuso al que se enfrentan nuestros niños.

- Revisar y modificar las Directrices de Personal de las Escuelas del Condado de Chatham para que los comentarios y comportamientos racistas sean una ofensa despedible para los maestros y al personal. Los educadores racistas no tienen lugar en el aula.

- Analizar la respuesta de la administración a este y otros incidentes racistas anteriores en la escuela para determinar la idoneidad de sus respuestas. Las consecuencias tienen que ser suficientes para disuadir de futuros actos.

- Proporcionar un protocolo para denunciar los delitos de odio a las autoridades federales cuando el nivel de comportamiento lo justifique.

- Con la orientación de consultores en materia de equidad racial, elaborar un protocolo de daños al que todas las escuelas puedan acceder cuando se produzcan actos racistas.

"Todos estamos de acuerdo en que nuestros alumnos no deben ser objeto de abusos y estereotipos raciales por parte de sus compañeros o de los adultos encargados de enseñarles y apoyarles", concluye el documento. "Sin embargo, hasta que las Escuelas del Condado de Chatham implementen estas recomendaciones, nuestra comunidad seguirá sin ver un compromiso dedicado a desmantelar la cultura del racismo en nuestras escuelas. Al adoptar estas recomendaciones, las Escuelas del Condado de Chatham enviarán un mensaje claro de que no se toleran formas de racismo en nuestras escuelas."

La ‘subasta de esclavos’

Apenas 10 días antes, Palmer hizo público el incidente en un post de Facebook.

"Nuestro hijo vivió una subasta de esclavos por parte de sus compañeros de clase, y cuando nos lo contó, nos hizo saber que este tipo de cosas parecen ser normales, tanto que no creyó que valiera la pena compartirlo", escribió. "Su amigo ‘se fue por $350’ y otro estudiante fue el ‘Esclavizador’ porque 'sabía cómo manejarlos'. Incluso tenemos un vídeo de estudiantes armonizando la palabra N. ¿Desde cuándo los niños son tan abiertamente racistas? ¿Por qué se acepta esta cultura?"

Luego, Palmer publicó en Facebook el lunes pasado que los estudiantes que participaron en la "subasta" habían sido suspendidos por un día. En el mismo post, dijo que el estudiante "esclavizador" "'accidentalmente' golpeó a mi hijo con una pelota de béisbol cuatro veces a su regreso a la escuela. Ya ha decidido tomar represalias inventando cosas que Jeremiah no dijo para intentar meterle en problemas. Por el momento, la escuela no ha tomado ninguna medida".

Jackson, el superintendente del CCS, emitió una declaración después del incidente, diciendo que la administración había tenido conocimiento de otros incidentes en los que los estudiantes utilizaron un lenguaje racialmente insensible e imágenes ofensivas.

"Estos incidentes fueron inaceptables y no reflejan lo que somos como sistema escolar o como comunidad", escribió el jueves pasado. "Incidentes como estos no pueden y no serán tolerados por las Escuelas del Condado de Chatham".

Jackson también dijo que su administración y la comunidad no pueden “permanecer en silencio” cuando se enfrentan a incidentes y comportamientos que crean un ambiente inseguro o incómodo para los estudiantes de CCS. Por el contrario, dijo, los valores fundamentales del sistema escolar les obligan a reconocer e "interrumpir" a cualquiera que degrade a otros por su raza, género, orientación sexual o religión. 

“Quiero ser muy claro: el comportamiento o el discurso racista, homofóbico o de otro modo odioso no tiene cabida en el sistema escolar del condado Chatham”, escribió. “Somos mejores que esto como sistema escolar y comunidad. Quiero asegurarles a todos que estamos trabajando y continuaremos trabajando con las familias de los estudiantes que son o han sido víctimas. Aquellos que estén actuando fuera de nuestras expectativas serán responsables”.

Prometió revisar los procesos y animar a los estudiantes a hablar si son testigos o víctimas de comportamientos racistas y degradantes, diciendo que el sistema escolar debe comprometerse a desarraigar el racismo y otros comportamientos de este tipo en sus escuelas. 

“Debemos capturar este momento para fortalecer nuestro compromiso de garantizar que cada persona se sienta valorada y respetada por lo que es y lo que contribuye a su escuela y nuestra comunidad”, dijo. “Esto significa enfrentar los problemas de manera abierta, directa, transparente y sin disculpas. Este es nuestro momento, no nos lo vamos a perder”.

Keith T. Barber contribuyó a este informe.

Comments

No comments on this item Please log in to comment by clicking here