¿Qué tan ejecutable es el mandato de mascarillas de Pittsboro? No mucho.

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Making high quality community journalism isn’t free — please consider supporting our journalism by subscribing to the News + Record today.

Unlimited Digital Access: $3.99/month

Print + Digital: $5.99/month

Posted

PITTSBORO — Pittsboro instituyó un requisito de enmascaramiento en recintos cerrados hace dos semanas, convirtiéndose en el único municipio de Chatham en aprobar tal ordenanza desde que se relajó la restricción estatal del gobernador Roy Cooper en julio.

¿Pero hacer cumplir el mandato? No es fácil.

"Esperemos que, por su salud y la salud de las personas que los rodean, la gente use sus mascarillas", dijo el jefe de policía de Pittsboro, Shorty Johnson, al News + Record. "Pero hay algunas personas que no van a llevarlas, ¿sabes?”

El desafío para Johnson y su personal es el mismo que enfrentaron durante la mayor parte de la pandemia cuando el estado de emergencia de Carolina del Norte exigió enmascaramiento en la mayoría de los entornos públicos.

"No podemos hacer preguntas en cuanto a la salud o cosas así si alguien no lleva una mascarilla", dijo Johnson cuando se le preguntó acerca de ver a alguien que no se adhirió al mandato. "Es difícil saber si alguien tiene una exención o cuáles son las circunstancias".

Sin motivos para su cumplimiento, el mandato, emitido bajo la autoridad ejecutiva de otorgado a los alcaldes durante el estado de emergencia en curso, es más simbólico que obligatorio.

"Es más un mensaje de lo que nos gustaría que hicieran los ciudadanos o la gente del pueblo", dijo Johnson.

Pero eso no quiere decir que el mandato sea totalmente impotente. Le permite a un grupo de personas adoptar una postura más dura sobre las mascarillas: los dueños de negocios.

"Básicamente, depende de los dueños de las tiendas o de los negocios si alguien entra sin mascarilla", dijo Johnson. “Si no quieren atenderlos ni hacer negocios con ellos, pueden pedirle que se vaya. Si la persona no se va y (la empresa) nos llama, la persona podría ser acusada de allanamiento”.

Muchos propietarios y gerentes de tiendas, como Mary DeMare de New Horizons Trading Co., en el centro del pueblo, habían mantenido los requisitos de mascarillas incluso antes de que Pittsboro instituyera un mandato oficial. Pero están agradecidos de ver el apoyo oficial del gobierno municipal.

"Agradezco que la ciudad dé este paso y nos haya respaldado", dijo DeMare. “Quiero decir, de lo contrario, estábamos sentados aquí un poco solos tratando de hacer que la gente llevara mascarillas. Entonces, esto resulta realmente útil”.

Alrededor del 90% de los patrones respetaban el requisito de mascarillas en la tienda de New Horizons incluso antes del nuevo mandato, dijo DeMare, y la mayoría de los demás cumplirían después de que ella u otro trabajador lo pidieran. DeMare espera que quienes hayan resistido en el pasado sientan el peso de una restricción en todo el municipio, pero no está dispuesta a involucrar a la policía, excepto en las circunstancias más extremas.

"A menos que algo pase como en uno de esos estúpidos videos virales de personas gritándose entre sí por las mascarillas o lo que sea, no puedo imaginar que en Pittsboro necesitemos llamar a la policía para esta situación", dijo. “Ese sería el último recurso absoluto. En realidad, ni siquiera lo estoy considerando como una opción”.

La decisión del gobierno municipal de introducir un nuevo mandato de mascarillas fue en respuesta a la creciente proliferación de la variante Delta, que ha devastado Carolina del Norte en los últimos meses, según el alcalde de Pittsboro Jim Nass.

“El virus está aumentando a través de nuestra comunidad y las comunidades vecinas, y es nuestra responsabilidad tomar las medidas adecuadas para proteger la salud y la seguridad públicas", dijo en un comunicado de prensa que anunció el mandato. "Usar una mascarilla es un paso simple que todos podemos dar para proteger la salud de nuestros seres queridos, especialmente los niños que no tienen la edad suficiente para recibir la vacuna".

Muchas de las comunidades vecinas de Chatham ya aprobaron ordenanzas similares. Los condados de Orange y Durham fueron los primeros en exigir mascarillas en agosto, y el condado de Wake pronto siguió su ejemplo. Varias ciudades y municipios han añadido sus propios mandatos de mascarillas, entre ellos Chapel Hill, Durham, Raleigh, Cary, Garner y Zebulon.

El mandato mascarillas de Pittsboro permanecerá en vigor sin expirar.

"Esperamos poder rescindir esta orden obligatoria de mascarillas lo antes posible", dijo Nass, "y pedir que todos nuestros ciudadanos se unan para mantener seguros a nuestros niños y ciudadanos en mayor riesgo".

Hasta el martes, más de 1.4 millones de personas en Carolina del Norte habían dado positivo por el coronavirus, y al menos 16,719 habían muerto desde marzo de 2020, según funcionarios estatales de salud. El lunes, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte informó 2,219 nuevos casos de COVID-19.

Chatham ha visto más de 6,500 casos, incluidos más de 100 diagnósticos de COVID en la última semana, y 91 muertes relacionadas con el coronavirus.

Traducido por Victoria Johnson y Heidi Pérez-Moreno.

Comments

No comments on this item Please log in to comment by clicking here