‘Me gusta el aprendizaje remoto’

Para algunos estudiantes en Chatham, el aprendizaje remoto no es un desastre — es una oportunidad

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Please consider supporting community journalism by subscribing to the News + Record – you can do so by clicking here.

Posted

SILER CITY — Si es honesta, Jacquelinne Marroquin Tobar, una estudiante de último año en Jordan-Matthews, no es la mayor fanática del aprendizaje remoto.

Pero sin ello probablemente no habría tenido la oportunidad de tomar varios cursos de Harvard de forma gratuita.

“Es tan increíble …”, le dijo al News + Record. “No, (el aprendizaje remoto) no es para mí, pero da tiempo y oportunidades para hacer muchas cosas”.

Para la mayoría de los estudiantes en Chatham, el aprendizaje remoto ha atrofiado su crecimiento y disminuido su motivación, según le dijeron padres, maestros y estudiantes repetidamente al News + Record durante los últimos nueve meses, desde que el COVID-19 detuvo el aprendizaje presencial. Sin embargo, para algunos estudiantes, como Marroquin Tobar, el aprendizaje remoto también les ha brindado una oportunidad única para perseguir sus intereses, aprender cosas nuevas e incluso prosperar.

Comenzar su viaje digital con la Universidad de Harvard no era como Marroquin Tobar había planeado originalmente pasar su verano. Tenía planes de regresar a Guatemala, su patria, y dirigir un proyecto de reciclaje de botellas de agua en una escuela pública de Guatemala; también había planeado comprar comidas de McDonald's para estudiantes. La pandemia, por supuesto, canceló sus planes.

“Fue un gran proyecto”, dijo, “pero no pude hacerlo. El aeropuerto cerró y no era seguro ... Así que mi verano fue como, ‘¿Qué hago?’”

Mientras buscaba algo para hacer, una amiga de California le dijo que Harvard estaba ofreciendo cursos en línea gratuitos para todos los que tenían acceso al Internet.

“Al principio, no le creí”, dijo. “No, ¿Harvard? Estamos hablando de Harvard. No hay forma de que digan: ‘Oye, aquí tienes algunos cursos gratuitos. Ve y tómalos’. Como, de ninguna manera”.

Pero cuando fue al sitio web de Harvard, descubrió que su amiga no estaba bromeando.

En 2012, Harvard se asoció con el MIT para crear edX, una plataforma de aprendizaje en línea que brinda acceso a cursos gratuitos y de pago en docenas de temas de las mejores universidades de todo el mundo. Muchos cursos son gratuitos para asistir, pero los usuarios deben pagar una tarifa para recibir un certificado verificado de finalización del curso; los cursos no proporcionan ningún crédito universitario.

Después de leer sobre las clases, Marroquin Tobar se inscribió en dos cursos de Harvard, que coincidían con sus intereses en ciencias políticas y relaciones internacionales. Asistió a ambas clases de forma gratuita, aunque decidió pagar la tarifa para recibir los certificados de finalización de ambas.

“La primera fue ‘Religión, conflicto y paz’”, dijo, “y la tomé con mucha alegría, porque está realmente relacionada con las Naciones Unidas y algo parecido a lo que planeo hacer”.

La segunda fue “Lecciones del ébola y la prevención de la próxima pandemia”, que comenzó unas semanas después de inscribirse en “Religión, conflicto y paz”.

“Así que estaba haciendo ambos cursos al mismo tiempo”, dijo. “Uf, fue un poco estresante, pero me encantó. Lo amé mucho. Realmente pude entender sobre el brote de ébola en África, lo que hizo (la Organización Mundial de la Salud) y la respuesta nacional y local”.

Los cursos fueron diseñados para durar ocho y cuatro semanas respectivamente, y más allá de las conferencias, incluyeron exámenes regulares y foros de discusión.

“(Dijeron) que durará ocho semanas, pero uh-uh. Eso es una mentira. No”, dijo riendo. “Son muy largas y las charlas son largas. Tienes que leer mucho. Y su vocabulario es como el de Harvard. Es difícil”.

Ya que comenzó su primer curso a fines del verano, Marroquin Tobar terminó tomando los dos cursos de Harvard mientras asistía a sus clases de Zoom en J-M, completaba su trabajo de clase, presentaba solicitudes universitarias y solicitaba becas, incluida la beca Morehead-Cain de la UNC. Todo eso a la vez, dijo, la llevó “muchas, muchas, muchas, muchas noches largas”.

Pero no se arrepiente ni por un segundo — y ahora que terminó sus solicitudes universitarias, dijo que se inscribirá para más cursos.

“Te desafía, pero al mismo tiempo, te enseña a ser responsable, a leer antes de la clase”, dijo. “Es útil ver cómo es la universidad y cómo es Harvard. Realmente lo recomiendo. … Creo que muchos estudiantes pueden hacer lo mismo porque esta es una gran oportunidad”.

Una estudiante de tercer año en J-M, Vielka González, también aprovechó el aprendizaje remoto para desarrollar nuevas habilidades y pasatiempos. González, de 16 años, se mudó a Siler City con su familia en junio de 2019 desde Chihuahua, México.

Al principio, sabía poco inglés más allá de los colores, saludos y la palabra para “baño”, pero desde que se inscribió en las clases de ESL en J-M, su manejo del inglés ha disparado, y el aprendizaje remoto no ha cambiado esa tendencia para nada. Incluso comenzó a leer un libro en inglés de 200 páginas sobre la medicina para ampliar sus conocimientos.

“Puedo decir que (mi inglés) está mejorando en la parte de la escritura, la lectura y el habla, a veces, porque puedo hablar mucho con algunos amigos o con los maestros”, dijo González, y agregó: “Entonces creo que este tiempo me ha ayudado a entender más palabras ... puedo hablar más que antes del aprendizaje remoto”.

Además de trabajar en inglés, también aprovechó su tiempo para mejorar sus habilidades de pintura, un pasatiempo que había fomentado desde que era niña.

“Siempre me ha gustado pintar, porque puedes pintar algo hermoso y luego mostrárselo a la gente”, dijo. “Puedes expresar sentimientos en eso. Puedes expresar tristeza o felicidad”.

En solo unos meses, González aprendió por sí misma a pintar en más de seis nuevos estilos de arte, incluidos el claroscuro, el puntillismo, el surrealismo, y entró algunas pinturas en varios concursos de arte. Uno fue el concurso anual de tarjetas navideñas de JMArts, aunque no lo ganó. González también aprendió a hornear pasteles de vainilla, magdalenas, pan e incluso pastel de queso crema.

“Descubrí que puedo hornear, ¡qué pasa!” dijo ella riendo. “Un día, dije: ‘Quiero un pastel. Yo voy a hornear”.

Todo es posible a través de un horario que ella misma estableció para sus clases: terminar todo su trabajo escolar durante la semana, encajar pequeños descansos y reservar los fines de semana para el arte, la repostería y el aprendizaje de cosas nuevas. Y aunque extraña a sus amigos y maestros, dijo que no le molestaría quedarse en el aprendizaje remoto.

“Me gusta el aprendizaje remoto”, dijo. “Creo que puedes hacer más cosas en tu casa porque en una escuela necesitas cambiar de clase o ir a almorzar”.

Y además, añadió riendo, “No quiero levantarme temprano”.

Tampoco se trata solo de estudiantes de preparatoria. Diana Ciro, la única maestra de ESL en Silk Hope School, le dijo al News + Record el noviembre pasado que algunos de sus estudiantes — todos los de quinto y sexto grado — habían hecho excepcionalmente bien durante el aprendizaje remoto.

Dos de sus estudiantes — un par de hermanos — siempre habían tenido problemas con el contenido, especialmente con la lectura; durante el aprendizaje remoto, sin embargo, ambos avanzaron a pasos agigantados.

“Lo están haciendo muy bien”, dijo Ciro. “Ellos están haciendo su tarea. Asisten a sus clases. Envían correos electrónicos a sus maestros. Incluso quieren hacer más”.

Antes, dijo que sus estudiantes sintieron presión al estar dentro del salón de clases y no saber cómo decir algo; ahora, detrás de una pantalla, cree que algunos han ganado una confianza que no tenían en la escuela.

“Los maestros están asombrados al ver el progreso que han logrado, porque siempre han estado, ‘Estos niños no participan. Son muy callados. Ahora son tan activos’”, dijo, y agregó: “Cuando los maestros me lo dijeron, me sentí orgullosa. Ese fue un momento de orgullo”.

Se puede contactar a la reportera Victoria Johnson en victoria@chathamnr.com.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment

Subscribe to The Chatham Brew now to get the latest news from Chatham County straight to your inbox.

* indicates required
/ ( mm / dd )

Get your digital subscription today.

Access all content on our website, including our e-edition, at a discounted rate while also being environmentally friendly.

Get your 1-year digital subscriptions for only $39.
That's just 10¢ per day for the great coverage of your local news!

Subscribe now