‘Pague lo que pueda’: Iglesia de Pittsboro apoya a la comunidad con comidas subsidiadas, despensa de alimentos

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Please consider supporting community journalism by subscribing to the News + Record – you can do so by clicking here.

Posted

PITTSBORO — Justo al lado de Jones Ferry Road en las afueras de Pittsboro, un camión de comida mexicana sirvió la cena frente la Iglesia Metodista Unida de Cedar Grove el jueves pasado mientras el sol poniente se filtraba a través de los árboles.

Un pequeño grupo de personas — cada uno de ellos enmascarado — estaba parado fuera de la ventana del camión de comida. Algunos estudiaron el menú a la izquierda de la ventana; otros pidieron comida para llevar. Cualquier otro día, el arroz con pollo o una quesadilla de fajitas cuestan $10, ¿pero ese jueves?

Era lo que pudieras pagar.

“Subsidiamos la comida”, dijo Danny Berrier, el pastor de Cedar Grove UMC. “Entonces, si alguien entra y dice que no puede pagar una comida, nosotros, como familia de la iglesia, pagaremos eso con algunas de las ofrendas que se dieron a nuestra iglesia”.

En agosto, Cedar Grove UMC se asoció con Ta Contento, un camión de comida mexicana en Chapel Hill, para proporcionar comidas mensuales gratuitas o con descuento a la comunidad, especialmente a aquellos que se vieron afectados financieramente por la pandemia. La iglesia celebra el evento cada segundo jueves del mes desde las 4 a 7 p.m. El evento del pasado jueves, 14 de enero fue su sexto evento mensual y el próximo será el 11 de febrero.

“Recuerdo la primera vez que hicimos esto”, dijo Berrier. “Algunas personas siguieron el camión de comida, obviamente, porque conocían Ta Contento ... entonces vinieron a nuestra iglesia por ellos, y así, ha sido una buena relación entre los dos grupos”.

Nora Anaya, una inmigrante boliviana, fundó y opera Ta Contento con su esposo, Hans, nativo de México. Tras la llegada de la pandemia, ella dijo que Ta Contento comenzó a servir a los vecindarios de los condados de Orange y Chatham. Uno de los miembros de Cedar Grove, Amy Winn se acercó a Anaya, su vecina, el verano pasado para forjar una asociación entre Ta Contento y la iglesia para proporcionar comidas subsidiadas a la comunidad.

En promedio, Anaya estimó que sirven a unas 80 personas por evento, aunque dijo que siempre depende. Aproximadamente la mitad generalmente paga el precio completo de la comida, generalmente alrededor de $10, dijo, mientras que la otra mitad “paga lo que pueda”.

“Y a veces no pagan nada”, dijo, “pero nosotros todavía proporcionamos la comida. ... Es bonito poder servir. Ese es un objetivo para todos aquí — poder servir y alimentar a la gente”.

Como parte de eso, dijo que Ta Contento no le cobra a la iglesia “tiempo”, algo que la mayoría de los camiones de comida cobran “solo por presentarse”. Por lo general, es una tarifa entre $400 y $500 que ayuda a un camión de comida a cubrir sus gastos.

“Tenemos cosas que tenemos que pagar”, dijo Anaya, “así que a veces diría que si no logramos esta cantidad de ventas, cobramos un poco solo para cubrir y pagar los salarios, básicamente. Pero en este evento específico, nunca cobramos nada. Esa es la forma en que podemos intentar ayudar”.

“Ese es su regalo para nosotros”, agregó Berrier, “y nos permite ser generosos como iglesia con la comunidad”.

‘Queremos ayudar’

Los esfuerzos de Cedar Grove UMC para servir a una comunidad lastimada no terminan ahí. De hecho, Berrier dijo que la asociación con Ta Contento se desarrolló a partir de una iniciativa de alimentación más amplia que tiene sus raíces desde finales de marzo y COVID-19.

Un par de domingos después de que Berrier cerró la iglesia, una miembro de la iglesia, Lynn Carter, se le acercó y sugirió que la iglesia convirtiera su porche delantero en una despensa de alimentos.

“Básicamente se me acercó y me dijo: ‘Pastor Danny, ya sabe, siento mis diezmos, mi contribución regular, en lugar de ir a la iglesia ahora mismo debería ayudar a las familias de nuestra comunidad’”, dijo. “Y entonces tuvo la idea, ‘¿Por qué no compramos algo de comida y la ponemos en el porche?’”

Después de que Berrier expresó su apoyo, Carter y su hijo, Cass Somersette, usaron sus diezmos para comprar algunos alimentos — en su mayoría productos enlatados — y luego los almacenaron en el porche delantero de la iglesia.

“El diablo estaba diciendo, ‘Oh, puedes hacer esto. Puedes hacer eso con ese dinero’, de modo que el dinero nos estaba quemando los bolsillos”, dijo Carter. “Y dije, ‘Hijo, vamos a tener que hacer algo con este dinero’”.

Después de instalar el porche, Carter y Somersette buscaron anunciarlo a todos los que pasaban por la iglesia. ¿El único problema? Estaba lloviendo.

“Le dije: ‘Hijo, tenemos que poner algo que repele el agua’”, dijo Carter, y luego agregó con una carcajada: “Así que fuimos y compramos una cortina de ducha”.

En la cortina, escribieron: “Porche de la iglesia. Toma lo que necesites”, en letras mayúsculas y grandes. Poco después, lo colocaron sobre el letrero de bienvenida de la iglesia cerca de la calle.

Fue algo muy improvisado, Carter dijo, riendo.

Otros miembros de la iglesia rápidamente apoyaron la idea, y poco después, una pequeña iglesia se movilizó para marcar una gran diferencia. Cedar Grove tiene 65 personas en su lista de miembros, dijo Berrier, pero solo unas 20 o más asisten regularmente, incluso antes de que llegara el COVID-19.

“Y entonces, ya sabes, parte del desafío, entonces, es ¿cómo con 20 personas realmente crecemos y nos conectamos con nuestra comunidad?” dijo Berrier. “... No estábamos muy seguros de cómo haríamos algunas de las cosas, pero cuando la inspiración llegó a Lynn, y otros en la iglesia la adoptaron, simplemente despegó desde entonces”.

A finales del verano, otra miembro de la iglesia, Margaret Lawless, también encabezó otro programa de alimentación que precedió sus eventos con Ta Contento: kits de comida para llevar a casa. Su idea, dijo Berrier, era crear un kit con todo lo que las familias necesitarían para cocinar una comida sin ir de compras — y un kit que los padres pudieran recoger al regresar a casa desde su trabajo. Hasta ahora, la iglesia ha estado reuniendo alrededor de seis kits diferentes, que incluyen kits de pizza y pasta.

“Margaret realmente tuvo esa inspiración”, dijo Berrier, “y luego nos unimos a sus habilidades de organización para eso”.

Pero como Berrier y otros enfatizaron repetidamente, Cedar Grove recibió mucha ayuda de la comunidad — y su iniciativa de tres frentes para alimentar a los necesitados no hubiera sido posible sin ella.

“Una vez que (la despensa del porche delantero) llegó allí, la gente simplemente comenzó a pasar y recoger artículos y luego también pasar y dejar artículos”, dijo Berrier. “Y esa ha sido la bendición que he visto. La comunidad aquí realmente ha adoptado este ministerio de esta iglesia”.

Más de tres estantes de alimentos — productos enlatados, pan, arroz e incluso dos cajas de cereales — se sentaron el jueves pasado en la esquina izquierda del porche delantero de la iglesia. Justo encima de la comida, los miembros de la iglesia habían pegado un letrero hecho a mano en la ventana, pidiendo a las personas que solo tomaran lo que necesitaran tanto en inglés como en español. A la derecha había una pila de biblias pequeñas, también en inglés y español. “Dejemos que la literatura también lleve el mensaje”, decía el stand que los exhibía en inglés.

“Hubo tal efusión de todos en esta comunidad”, dijo Carter, y agregó: “Tenemos gente que quiere conocernos y (pregunta) ‘¿Qué necesitan?’ Fue simplemente maravilloso. Así que animó los corazones de la gente, y dijeron: ‘Sí, queremos ayudar’, por lo que personas de toda esta comunidad se han unido y han ayudado”.

El Inter-Faith Council (IFC) de Chapel Hill dona alimentos, incluida fruta fresca, a la despensa del porche delantero de la iglesia. Un hombre cercano dona huevos frescos; otra persona dejó 12 bolsas de comida durante la Navidad. Jaime Detzi, de la Chatham Education Foundation, donó una caja de libros para niños, y Chatham Health Alliance contribuyó con información sobre vacunas y otros suministros, incluidas mascarillas caseras y comerciales, que la iglesia luego distribuyó.

La iglesia también ha recibido decenas de contribuciones financieras, especialmente durante los eventos con Ta Contento. Berrier dijo que por lo general reciben más de $100 en donaciones de la comunidad, aunque puede variar desde “tan solo $40 hasta tan alto como $300”. El jueves pasado recibieron alrededor de $120.

“Todo depende de la multitud. Simplemente no sabemos quién vendrá esa noche”, dijo Berrier, y agregó: “Hay un par de mujeres que conozco que vienen todas las semanas y dicen: ‘Bueno, aquí hay $100’, solo para apoyar al ministerio. No sé si alguna vez obtienen comida o no, pero nos dan dinero para que podamos hacer esto”.

A menudo también encontraba cheques en el buzón o en la caja de donaciones del porche delantero para “lo que pueda usar”. Gracias al apoyo de la comunidad, la despensa del porche delantero nunca se ha quedado sin comida.

“Ha sido algo constante”, dijo. “... Es posible que nos falten ciertos artículos en diferentes momentos, pero no nos hemos quedado sin nada”.

Los esfuerzos de la iglesia significan mucho en particular para Robbin Moore, una residente de Carrboro, quien ha sido parte de la iglesia durante aproximadamente un año. La pandemia redujo sus horas de trabajo desde ocho a cuatro, y la iglesia intervino para ayudar a aliviar su carga financiera.

“Ellos compraron a mis (cuatro) nietos toda una Navidad, regalos alrededor de mi árbol de Navidad, todos de esta iglesia”, dijo. “Tengo un nieto de 6 meses (que necesita) Pampers, leche, comida, ropa. Dios mío, estaba tan abrumada. Esta es una hermosa iglesia”.

Ha asistido a casi todos — si no todos — los eventos con Ta Contento, que a menudo le proporciona la cena antes de ir a trabajar.

“Siempre quieren dar algo, y es muy amable”, dijo. “Sabes, no tienes demasiadas personas que solo quieren darte cosas, solo dártelas. La mayoría de las personas que te dan algo (dicen): ‘Oh, no olvides que te di esto. Hice esto por ti’. No, no recibes nada de vuelta (de Cedar Grove). Entra y pide ayuda. Qué bonito”.

Berrier dijo que la iglesia planea continuar alimentando y proveyendo a los necesitados siempre que puedan — y quizás incluso más allá de COVID-19.

“Mientras podamos seguir apoyándolo financieramente, creo que lo seguiremos haciendo”, dijo. “... Siento que Dios nos ha guiado a esto, y seguimos haciendo lo que él nos está guiando a hacer”.

Se puede contactar a la reportera Victoria Johnson en victoria@chathamnr.com.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment

Subscribe to The Chatham Brew now to get the latest news from Chatham County straight to your inbox.

* indicates required
/ ( mm / dd )

Get your digital subscription today.

Access all content on our website, including our e-edition, at a discounted rate while also being environmentally friendly.

Get your 1-year digital subscriptions for only $39.
That's just 10¢ per day for the great coverage of your local news!

Subscribe now