Las Jets vencen a las Hawks y ganan su primer título de conferencia en más de una década

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Making high quality community journalism isn’t free — please consider supporting our journalism by subscribing to the News + Record today.

Unlimited Digital Access begins at $4.67/month

Print + Digital begins at $6.58/month

Posted

SILER CITY — Con el tiempo corriendo al final de la segunda parte del partido, el camino de la futbolista Caitlin Erman hacia el gol parecía abierto.

Mientras sus pies guiaban rápidamente el balón por la parte derecha del campo, esta veloz estudiante de primer año del Seaforth se preparó para enfrentarse a la portera del Jordan-Matthews, el sueño de cualquier delantera. Pero, entonces, de la nada, Erman disparó frenéticamente cuando apareció la defensora de las Jets Michelle Parroquin Vallejo, dando un pequeño empujón a Erman e interrumpiendo la trayectoria del disparo.

El tiro no entró en la red. En cambio, cayó muy a la izquierda.

Para entonces, Erman y sus compañeras ya se habían acostumbrado a la destreza defensiva de Parroquin Vallejo, que les había derrotado durante casi 72 minutos.

Parroquin Vallejo fue una de las muchas Jets con una actuación estelar en la victoria por 7-0 de Jordan-Matthews sobre su enemigo de la conferencia Mid-Carolina 1A/2A, Seaforth (7-4, 3-3 en la conferencia) el 25 de abril, el mismo partido en el que Maricarmen Landa, estudiante de tercer año de las Jets, marcó un triplete en la primera mitad.

La victoria dio a las Jets un récord de 8-0 en la conferencia Mid-Carolina esta temporada, lo que les valió el título de la conferencia por primera vez en más de una década.

“Ha sido lo mejor que han jugado en todo el año”, dijo Josh Harris, el director técnico de fútbol femenino de las Jets, después de la victoria. “... Michelle fue la mejor futbolista en el campo esta noche”.

Erman es el corazón y el alma de un equipo prometedor de las Hawks en su temporada inaugural. Lidera el equipo en goles por partido (2.2) y en asistencias por partido (0.6), con 22 goles y 6 asistencias en 10 partidos.

El 25 de abril, sin embargo, tuvo ceros en todo el tablero, ya que el dúo de Parroquin Vallejo y la estudiante de tercer año Maggie Thornton se encargaron de bloquearla, frustrarla y sacarla completamente de su juego. No importaba cómo, cuándo o cuántas veces Erman recibiera el balón de sus compañeras, ni tampoco importaba lo rápida que se moviera, lo hábil que fuera o lo abierta que pareciera.

Nunca tuvo ninguna oportunidad.

“Hubo un par de veces en las que pensé: ‘OK, esto ya lo tengo hecho’”, dijo Parroquin Vallejo cuando se le preguntó qué sentía cuando Erman tenía el balón y se dirigía hacia ella.

Mientras que Parroquin Vallejo se abalanzaba inmediatamente sobre cualquier Hawk que se atreviera a llegar a la última línea de defensa de las Jets, Thornton a menudo miraba a Erman directamente a la cara mientras se mantenía firme cerca del centro del campo.

“Maggie es una jugadora versátil. Podemos utilizarla prácticamente en cualquier sitio, pero domina en defensa”, dijo Guadalupe Pérez, la entrenadora asistente de las Jets, sobre una de sus defensoras centrales. “La pusimos ahí en el primer partido y cerró a Erman la primera vez que jugamos contra ellas, así que la volvimos a poner ahí”.

Fue la asfixiante defensa de las Jets la que obligó a las Hawks a sufrir su primera derrota por goleada en la historia del programa, después de haber marcado al menos dos goles en todos los partidos de esta temporada antes del 25 de abril. 

Pero Jordan-Matthews no fue el único equipo con una defensiva muy dura. A pesar de los 7 goles permitidos en la noche, uno de los puntos fuertes de Seaforth fue, de hecho, su defensa. 

Durante la mayor parte de la primera mitad —y del partido en su conjunto— las Hawks desbarataron a la más prolífica goleadora de las Jets esta temporada: la estudiante de primer año Jessica Parroquin Vallejo.

Las futbolistas de Seaforth se enfrentaron a Jessica Parroquin Vallejo desde el principio, haciendo cada vez más difícil no solo crear espacio para disparar, sino driblar el balón incluso unos pocos metros sin que se lo llevaran.

La estrategia del equipo funcionó. Bueno, más o menos.

Jessica Parroquin Vallejo se frustró a medida que avanzaba la primera parte del partido, fallando tiros que podría haber realizado si hubiera tenido un poco más de tiempo o espacio, perdiendo la posesión del balón más de lo habitual e incluso fallando posibles pases cruzados a través del área de penalti que se habrían convertido en goles a bocajarro por sus compañeras.

Sin embargo, mientras las Hawks se concentraban tanto en cerrar el paso a Jessica Parroquin Vallejo, se olvidaron de tener en cuenta a alguien más: Landa.

La última vez que las Jets y las Hawks se enfrentaron —una victoria por 5-3 para Jordan-Matthews el 30 de marzo— Landa estaba de baja por una lesión en el cuádriceps derecho, que la mantuvo en el banquillo durante un par de semanas hasta que regresó el 25 de abril.

Por lo tanto, es posible que el equipo de Seaforth no fuera consciente de que ella representa una amenaza tan grande alrededor de la red como Jessica Parroquin Vallejo. Landa les hizo pagar por ello.

Disparando con su pierna izquierda, su pierna no dominante, Landa fue la única jugadora de ambos equipos que marcó un gol en los primeros 40 minutos del partido, haciéndolo en tres diferentes ocasiones, ya que su juego de pies y su finura hicieron casi imposible que las defensoras de las Hawks pudieran seguirle el ritmo.

En el minuto 12, la jugadora de primer año de las Jets, Citlaly Aguillon, encontró a Landa cerca de la parte superior del área de penalti, donde rápidamente lanzó un tiro lento a la derecha de la portera de las Hawks, Cali Hooks —que se tiró para agarrar el balón sin éxito— y lo introdujo en la esquina derecha de la red para marcar el primer gol del partido.

Unos 12 minutos más tarde, Landa marcó otro desde el lado izquierdo de la red con una asistencia de la estudiante de segundo año Janeyra Guerrero Jaimes, poniendo a las Jets por delante, 2-0.

Luego, en el minuto 38, cuando el partido se acercaba al descanso, Landa remató un duro balón desde fuera del área de penalti. Chocó con los dedos extendidos de Hooks, pero el impulso del balón lo llevó hacia adelante al caer en la red.

“Estaba un poco nerviosa porque no suelo ser zurda”, dijo Landa con una sonrisa al final del partido, tras una exhibición dominante con su pie izquierdo. “Acabo de volver de una lesión y he estado de baja como dos semanas, así que tenía mucha adrenalina. Estoy muy emocionada y feliz de haber vuelto”.

Para empezar el partido, las defensoras de Seaforth se enfrentaron continuamente a las futbolistas de J-M en el punto de ataque, intentando quitarles el balón. Es una estrategia que puede tener éxito en breves ráfagas, pero las Hawks no tardaron en desgastarse, lo que allanó el camino para que Landa les ganara con su velocidad.

“Dejaba que se cansaran y luego jugaba a su alrededor”, dijo Landa, refiriéndose a su habilidad para regatear a sus oponentes y encontrar a sus compañeras abiertas, lo que se convirtió en un par de asistencias además de sus 3 goles de esa noche.

“Al final del día, no fuimos pacientes con nuestra defensa. No dejamos de intentar quitarles el balón. Y con sus buenos regateadores, te disparas en el pie cuando sigues intentando quitarles el balón”, dijo Giovanni Viana, el experimentado entrenador de las Hawks, tras la derrota. “La mayoría de las chicas no han jugado nunca al fútbol, así que es cuestión de enseñarles y desarrollarlas”.

En la segunda parte, las Jets mantuvieron el pie en el acelerador y marcaron menos de un minuto después del descanso con un bonito pase de Landa. Luego esquivó a dos defensoras del Seaforth en la línea de fondo antes de dar un pase cruzado a la jugadora de segundo año Hannia Martínez Quiroz, que cabeceó el balón directamente a la red para dar a su equipo una ventaja de 4-0 con más de 39 minutos de juego.

Jessica Parroquin Vallejo finalmente consiguió el gol que había estado esperando en el minuto 58 del partido, cuando encontró una oportunidad dentro del área de penalti y la anotó en el lado derecho de la red para dar a las Jets una ventaja de 5-0. Volvió a marcar de penalti en el minuto 71, tras una mano de Seaforth.

Además de que este partido sirvió para que las Jets vencieran a las Hawks, también sirvió para mostrar y advertir lo peligroso que puede ser un equipo de Jets completamente sano.

“Esta noche ha sido la primera vez que hemos podido verlas a todas juntas, la mejor alineación que podemos sacar”, dijo Harris. “Hicieron un muy buen trabajo respondiendo a lo que hemos estado trabajando con nuestros pases y nuestro espacio y simplemente consiguiendo oportunidades”.

A falta de menos de cuatro minutos para el final del partido, una mano de las Hawks dio lugar a un tiro libre de las Jets desde la parte profunda del lado izquierdo del campo. Michelle Parroquin Vallejo se preparó y luego envió el balón a la red.

El balón entró, superando a la portera del Seaforth, y marcó el séptimo gol de las Jets.

Lo único que pudo hacer Michelle Parroquin Vallejo fue sonreír y señalar al público.

“Mi papá hace una cosa para motivarnos”, explicó. “Dice que cada vez que marcamos un gol, ganamos dinero. Me emocioné, así que siempre señalo a mis padres y a mi familia”.

Comments

No comments on this item Please log in to comment by clicking here