Estudio encuentra que el agua potable de Pittsboro está entre las peores de los EE. UU.

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Making high quality community journalism isn’t free — please consider supporting our journalism by subscribing to the News + Record today.

Unlimited Digital Access: $3.99 for 1 month, $39 for 1 year.

Posted
Updated:

PITTSBORO — Un extenso estudio a nivel nacional ha confirmado lo que los residentes de Chatham han sospechado todo el tiempo: Pittsboro tiene una de las peores aguas potables del país.

El mes pasado, Consumer Reports concluyó una investigación de nueve meses sobre la calidad del agua en todo Estados Unidos. Según su sitio web, Consumer Reports es una organización sin fines de lucro “dedicada a pruebas de productos imparciales, periodismo de investigación (e) trabajos orientados al consumidor”. La organización se asoció con Guardian US, una sucursal del periódico británico, para evaluar la calidad del agua de 120 ubicaciones en todo el país en una comparación directa.

Casi todas las muestras contenían niveles medibles de PFAS — sustancias per y polifluoroalquilo, un carcinógeno peligroso que eleva el riesgo de enfermedad de la tiroides, aumenta los niveles de colesterol en sangre y causa defectos de nacimiento. Pero la concentración de PFAS de Pittsboro estaba en una liga en sí misma.

“Me sorprendió”, dijo James Rogers, director de pruebas e investigación de seguridad alimentaria de Consumer Reports.

“Tuvimos un par de otras muestras que eran altas, pero esa (de Pittsboro) fue la más alta que tuvimos”, dijo.

Se necesita mucho para sorprender a Rogers, que se especializa en microbiología patógena y ha estudiado la seguridad del agua y los alimentos durante décadas. Antes de unirse a Consumer Reports hace cuatro años, trabajó 18 años como microbiólogo en el Departamento de Agricultura de EE. UU. Su carrera también incluye períodos en el Ejército de los Estados Unidos y la Marina de los Estados Unidos, y algún tiempo como profesor en la Universidad Estatal de Morgan en Baltimore. Aún así, no esperaba encontrar concentraciones tan altas de PFAS en su último estudio.

“No sabía que ustedes tenían esos problemas”, dijo, “y habían estado lidiando con esos problemas durante tanto tiempo”.

Las concentraciones de PFAS, incluso cantidades peligrosas, son indetectables sin equipo especializado. Por lo general, sus niveles se miden en partes por billón. Para el contexto, señala el informe de CR, una sola parte por billón es aproximadamente el tamaño de un grano de arena en una piscina olímpica. Aunque sea infinitesimal, solo unas pocas partes por billón pueden dañar mucho al cuerpo humano cuando se consumen regularmente durante varios años.

La muestra de agua de Pittsboro contenía 80.2 ppt, una concentración asombrosa, dijo Rogers.

“Bueno, veámoslo de esta manera”, dijo. “Estamos hablando de partes por billón, pero podemos simplemente hablar sobre el número ... Los expertos en salud dicen que el nivel debería ser hasta uno. Pero básicamente, lo que estamos viendo en Pittsboro es 80 veces el nivel que los expertos en salud dicen que deberíamos estar viendo para PFAS en el agua — 80 veces. Así que ese es realmente el problema”.

La EPA recomienda (pero no exige) que el agua no contenga más de 70 ppt de PFAS, pero ese estándar es atroz y anticuado, dice Rogers. Ha perdurado desde un tiempo antes de que muchas investigaciones descubrieran la gravedad de la ingestión de PFAS. En 2021, es especialmente aterrador dado otro de los efectos secundarios de PFAS: pueden silenciar la respuesta inmunológica del cuerpo a la vacuna.

“Si está expuesto a PFAS, es posible que su cuerpo no responda lo suficientemente alto a la vacuna como para protegerse contra la infección por lo que se ha sido vacunado”, dijo Rogers. “Especialmente ahora con el COVID y las personas que intentan vacunarse, sería triste si pasara por la molestia de recibir la vacuna ... y aún no está protegido, aún se enferma”.

Mientras la investigación de CR puede dirigir la atención de todo el país a la difícil situación de Pittsboro, los residentes y líderes del pueblo conocen desde hace mucho tiempo el dilema de la calidad del agua. Consumer Reports sólo corroboró lo que los científicos locales han descubierto en investigaciones de muchos años.

En octubre, un grupo de investigación de la Universidad de Duke dirigido por la profesora Heather Stapleton presentó sus descubrimientos de un estudio nacido de hallazgos incidentales. En 2018, mientras investigaba el agua en la región del Triángulo, Stapleton encontró 95 ppt de PFAS en el agua potable de Pittsboro y quiso saber más. Lo que encontró fue peor de lo esperado.

De 49 muestras de agua de diferentes suministros de agua de Pittsboro, solo unas pocas tenían menos de 100 ppt de PFAS, como informó anteriormente el News + Record. El nivel más alto registrado fue de 452 ppt.

Tales descubrimientos instigaron un frenesí entre los líderes y residentes de Pittsboro para resolver el problema. Es probable que sea imposible sofocar el PFAS en su origen — las plantas de fabricación río arriba cuyo desperdicio está cargado de PFAS. Eso deja a Pittsboro con la carga de filtrar el agua, una operación costosa y que requiere mucho tiempo.

En reuniones recientes de la junta de comisionados del pueblo, el grupo aprobó planes para sistemas actualizados de filtración de agua en la planta de agua municipal que filtrará hasta el 90% de todos los PFAS del suministro de agua potable. Pero tomará al menos un año para que el sistema esté completo y operativo, y costará millones.

“Es un problema que no creamos”, dijo anteriormente el gerente del pueblo de Pittsboro, Chris Kennedy, al News + Record. “No es justo que nuestros residentes, especialmente como una pequeña comunidad, se vean obligados a gastar millones de dólares porque otros contaminan el agua que tenemos para beber”.

Para una solución sistémica a largo plazo, dice Rogers, los residentes del pueblo y los defensores de la calidad del agua en todo el país deben presentar una petición a los líderes a nivel federal.

“El agua es esencial para la vida”, dijo. “... Así que conviértanse en activistas, empoderen y descubran lo que pueden hacer para tratar de corregir esto en sus comunidades”.

Sin ningún mandato gubernamental que limite la introducción del fabricante de PFAS en cuerpos de agua, la raíz del problema persistirá a pesar de los mejores esfuerzos de los líderes locales.

“Se necesitará un enfoque de arriba a abajo desde la Casa Blanca y el Congreso hasta que las comunidades locales se conviertan en activistas para tratar de solucionar este problema”, dijo Rogers. “La gente tiene que escribir a sus líderes locales, sus líderes estatales, escribir a sus congresistas y senadores, y pedirles que hagan algo al respecto — para apoyar cualquier legislación que resulte en estándares claros y aplicables para que podamos comenzar a corregir y cambiar esto”.

Traducido por Victoria Johnson y Patsy Montesinos.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment

Subscribe to The Chatham Brew now to get the latest news from Chatham County straight to your inbox.

* indicates required
/ ( mm / dd )