‘Siento que nací para ayudar’

Estudiante de Jordan-Matthews toma pasos pequeños para alcanzar las Naciones Unidas

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Making high quality community journalism isn’t free — please consider supporting our journalism by subscribing to the News + Record today.

Unlimited Digital Access begins at $4.67/month

Print + Digital begins at $6.58/month

Posted
Updated:

Jacquelinne Marroquin Tobar, estudiante de último año en Jordan-Matthews, creó el primer programa de reciclaje para botellas de agua en la escuela cuando estaba en noveno grado y todo mientras aún estaba aprendiendo a hablar inglés.

Ha sido una buena práctica para su último sueño: trabajar con las Naciones Unidas para llevar a cabo proyectos humanitarios en todo el mundo.

“Todo lo que hago es hacia esa meta, pensando en esa meta”, dijo Marroquin Tobar. “Siento que las Naciones Unidas es una organización magnífica que está haciendo tanto por tantas personas en tantos países diferentes, y me encantaría hacer eso”.

Nacido en Houston, Texas, Marroquin Tobar creció hablando español y asistiendo a una escuela en la Ciudad de Guatemala. Ella y su familia se mudaron a Siler City hace casi cuatro años, cuando ella tenía 14 años, y se unió a sus parientes que ya se habían mudado allí.

Regresaron a los Estados Unidos por una variedad de razones. Económicamente, dijo que a Guatemala no le estaba yendo bien y que muchos negocios sufrieron, incluido el de sus padres. La violencia también comenzó a escalar por todo el país.

“Ya no era seguro”, dijo.

Brindarle a Marroquin Tobar una mejor educación y oportunidades también fue un factor en la decisión de sus padres.

“La educación en Guatemala, México, cualquier país centroamericano no es la mejor”, dijo.

Después de su llegada en enero de 2016, Marroquin Tobar se inscribió en Jordan-Matthews como estudiante de noveno grado a mitad del año escolar. Fue un ajuste difícil al principio, dijo, especialmente porque sabía tan poco inglés.

“Tenía algo de vocabulario y todo, pero no podía hablar”, dijo. “No pude tener una conversación”.

El choque cultural también la dejó perpleja y tuvo que comenzar una nueva vida en un lugar extraño.

“Es muy diferente a la vida en Guatemala”, dijo Marroquin Tobar, y agregó: “La escuela es diferente. Las clases son diferentes. Las oportunidades son como el agua y el aceite — tan diferentes, nada parecida ... Todo es diferente y es muy difícil adaptarse cuando lo único que has conocido durante años ha desaparecido”.

Al principio, no quería interactuar con nadie por temor a que se burlaran de ella o la despreciaran por cualquier error de idioma, lo que dificultaba hacer nuevos amigos y conexiones. Mientras iba a la tienda con sus padres, incluso recuerda haberse escondido detrás de sus padres o escabullirse cada vez que alguien hacía una pregunta o hablaba en inglés.

“Porque mi mamá y mi papá ellos sabían un poco de inglés, y pensé que hablaban mejor que yo”, dijo, y luego agregó riendo: “Entonces yo estaba como, ‘Voy para el otro lado,’ para que no me pidieran que tradujera. Lo hice muchas veces”.

La escuela también resultó ser una lucha al principio; más tarde se convirtió en su salvavidas. Había estudiado inglés en su escuela en Guatemala y había aprendido algo de vocabulario. Por eso, inicialmente, pensó que podría sobrevivir.

“Y yo estaba como, ‘Estaré bien. Estaré bien’”, dijo Marroquin Tobar. “Y luego… me dieron educación cívica y economía. Me dieron biología y no sabía inglés. Y eso fue uf fue tan difícil, tan difícil, porque mi nivel de inglés simplemente no estaba allí en absoluto”.

Calificó para ESL I, la clase para principiantes de inglés, algo que luego llamó “lo mejor que (le) pudo haber pasado”. Mientras asistía a sus clases con hablantes nativos, dijo que inicialmente mantuvo un perfil bajo y habló solo cuando estaba segura de sus respuestas, aunque quería participar más. La idea de proyectos grupales la aterrorizaba.

“Nadie quería estar conmigo en un proyecto”, dijo. “Decían como: ‘¿Qué va a hacer? Como, ella no puede hacer ninguna investigación. Ella no puede hablar. ¿Qué va a hacer ella?’”

Pero afrontó el desafío, poniendo en práctica lo que su ex-maestra de ESL, Wendi Pillars, llamó su “hermoso regalo de perseverancia”.

“Su progreso en el aprendizaje del inglés fue hermoso”, dijo Pillars. “La impulsa la curiosidad y me encantó cómo hacía preguntas cuando no entendía, necesitaba aclarar algo o simplemente quería saber más. Era el tipo de estudiante que venía y compartía algo que había descubierto sobre un tema determinado durante el fin de semana o cuando estaba en casa”.

Todos los días después de clases, Marroquín Tobar se iba a casa y estudiaba durante tres o cuatro horas consecutivas, tratando de memorizar conceptos, consultando a su “mejor amiga”, su diccionario, y practicando en la aplicación de idioma Duolingo.

A veces, estudiaba durante la noche; otras veces lloraba. Ver películas para niños en inglés, como “Shrek”, y usar el idioma en cada oportunidad también ayudó a mejorar sus habilidades lingüísticas.

Finalmente, todo comenzó a dar sus frutos: en décimo grado, después de sólo dos clases de ESL, salió del programa y ahora incluso traduce los servicios para su iglesia, Faith Family Ministries.

“Al comienzo del décimo grado, me sentí más cómoda. Yo participé más en clase”, dijo. “Y yo estaba como, ‘Entiendo esto’ ... Cuando pude entender y ser parte de las conversaciones, pensé, ‘Soy libre. Yo puedo hablar.’”

Pero un inglés impreciso no le impidió dirigir una cruzada contra la contaminación local en Jordan-Matthews. A mediados de su noveno grado, puso en marcha el primer proyecto de reciclaje para botellas de agua de Jordan-Matthews una campaña que pretendía enseñar a los estudiantes sobre la importancia del reciclaje y cambiar sus hábitos.

La idea se le ocurrió durante una de sus clases de ESL con Pillars, con quien trabajó en el proyecto. Pillars había estado discutiendo la contaminación del agua y su daño ambiental un día, y Marroquin Tobar dijo que “sintió la necesidad de hacer algo a pesar de que (su) inglés no era bueno en ese momento”.

Presentó el proyecto a la facultad y al personal de la escuela, recibió la aprobación y enseguida  lo lanzó con rapidez.

“El hecho de que todavía estuviera aprendiendo inglés honestamente no importaba mucho porque alguien con su pasión, su intelecto y su razón de ser para ayudar a los demás iba a hacer que sucediera de alguna manera”, dijo Pillars. “Ella estaba un poco nerviosa antes de presentarse al personal, pero nunca dudé de ella. Es una locura lo poderosa que ha sido su presencia en nuestra escuela”.

Juntas, Marroquin Tobar y Pillars colocaron más de 60 cajas de cartón alrededor de la preparatoria y — antes de que las escuelas cerraran en marzo iban por la escuela todos los viernes, recolectando todas las botellas recicladas durante aproximadamente una hora. Luego los arrojaban a un contenedor de reciclaje grande, donde una empresa de reciclaje los recogía y los llevaba de regreso a sus instalaciones de Raleigh.

Por lo general, recolectaban más de 1,000 botellas cada semana. Marroquin Tobar también hizo videos en inglés sobre el proyecto para educar a los estudiantes sobre el reciclaje y la contaminación del agua. Maestros de toda la escuela e incluso fuera de Jordan-Matthews  comenzaron a llamarla y a pedirle que se presentara a sus clases, incluido ESL, español avanzado e incluso ciencias de la computación.

“Me dijeron: ‘Oye, ¿puedes venir y hablar con los chicos, hablar con los estudiantes y tratar de enseñarles por qué estás haciendo lo que estás haciendo?’”, dijo. “… Y sigo haciendo eso, y espero seguir haciéndolo cuando regresemos a la preparatoria. Es algo en lo que realmente quiero estar allí y hacerlo e intentar transmitir mi proyecto a cualquier tipo de club o alguien que quiera hacerse cargo porque tengo que ir a la universidad”.

A lo largo del proyecto, que ha durado tres años y medio, dijo que ha visto a muchos estudiantes cambiar sus hábitos y actitudes hacia el reciclaje, aunque muchos al principio “no podían entender de qué se trataba el reciclaje”.

“Podemos hacer algo”, dijo. “Es decir, reciclar más de 1,000 botellas en una sola escuela cada semana no es hacer algo pequeño. Es como una gran cosa. Es algo grande y lo estamos haciendo. Lo estamos haciendo aquí en Siler City. Es asombroso”.

Espera liderar proyectos similares en cualquier universidad a la que asista, y luego en todo el mundo con las Naciones Unidas. Por su impulso y logros, LatinxEd, una organización educativa sin fines de lucro en Chapel Hill, la reconoció este año como una de las ganadoras del premio “Los 20 Menores de 20 años”.

Según el sitio web de la organización, “Los 20 Menores de 20 años” es la única competencia del estado “enfocada en reconocer a los mejores y más brillantes estudiantes latinx en (Carolina del Norte)”. Los jueces buscan un amor por el aprendizaje, contribuciones de la comunidad y liderazgo en todos los nominados.

“Por último, los 20 finalistas menores de 20 años son líderes son jóvenes que inspiran y guían a otros”, decía el sitio web. “Lo más importante es que defiendan lo que creen. Buscamos estudiantes latinx que tengan ganas de convertir sus sueños en acciones y a traer energía a sus comunidades”.

Marroquin Tobar fue una de dos estudiantes elegidos de Siler City. David González Hernández, un graduado de Jordan-Matthews y actual estudiante de UNC-Greensboro, fue el otro.

“Siento que nací para ayudar, como que no se trata de mí”, dijo. “No se trata de lo que quiero. Pero se trata más de: ¿qué quieren? ¿Qué necesitan? Siento que ese es el corazón que tengo”.

Ha recibido tanta ayuda de otras personas, incluida su familia, sus padres y sus maestros, que quiere devolver el favor. Trabajar en una embajada o trabajar con países y pueblos directamente para satisfacer sus necesidades — eso es lo que ella dijo que quiere hacer.

Y Pillars no duda ni un segundo que Marroquin Tobar hará realidad ese sueño.

“Jacquelinne es una joven fenomenal”, dijo Pillars, y agregó: “Es alguien que optimiza las oportunidades que se le presentan, y creo que está destinada a hacer algo que se propague por todo el planeta ... Le encanta aprender, ayudar y servir a los demás, y ella cree profundamente en hacer el mundo en que vivimos un mejor lugar”.

Se puede contactar a la reportera Victoria Johnson en victoria@chathamnr.com.

Comments

No comments on this item Please log in to comment by clicking here