‘Comemos primero y después festejamos’: Algunas familias latinas en Chatham comparten sus tradiciones de Acción de Gracias

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Please consider supporting community journalism by subscribing to the News + Record – you can do so by clicking here.

Posted

SILER CITY — Para Janet Pulido y su familia, el Día de Acción de Gracias es normalmente una gran fiesta con comida, baile y — por supuesto — bebida.

Suele empezar alrededor de las 8 p.m. En reuniones familiares más grandes, las tías, tíos y primos de Pulido están allí, aunque algunos llegan más tarde que otros. Los ritmos de la música cumbia a menudo suenan de fondo — principalmente la cumbia, dijo Pulido, aunque a veces se mezclan con bachata, merengue y salsa.

“Comemos primero. Los tíos probablemente ya estén bebiendo en ese momento”, dijo riendo, “pero primero comemos y luego festejamos. Cuando comemos, normalmente no nos sentamos todos en una mesa y pasamos la comida y luego comemos. Servimos lo que vamos a comer y luego nos sentamos en algún lugar y comemos”.

Para muchos inmigrantes latinos y sus familias en Chatham, como la familia de Pulido, la Acción de Gracias es un momento para estar y comer con la familia, y muchos incorporan su propio “toque latino” en sus celebraciones.

Los padres de Pulido emigraron de Veracruz, México, a Siler City, y por eso ella dijo que celebran el Día de Acción de Gracias “de alguna manera” — es decir, a su manera.

“En sus trabajos tienen el día libre, así que mi familia se reúne y comemos”, dijo. “Los latinos generalmente no somos muy buenos con los sentimientos, como hablar de los sentimientos o expresarnos de alguna manera, así que en mi familia, no nos damos turnos en la mesa mientras  compartimos aquello por lo que estamos agradecidos”.

La comida de Acción de Gracias de su familia puede incluir uno o dos platos tradicionales de Acción de Gracias, pero siempre hay muchos platos mexicanos, como tamales, pozole, menudo y chiles rellenos.

“Los estadounidenses están acostumbrados al pavo y platos como judías verdes, puré de papas, etc., pero nosotros no”, dijo. “Podríamos tener un pavo. Puede que no. Depende de quién lo tome”.

A veces, ella y su familia cercana asisten a la celebración de Acción de Gracias de su familia lejana, lo que ella llamó “una fiesta”. Otras veces, celebra con sus padres y hermanos, una reunión que describió como un asunto más pequeño y relajado, donde pasan el rato y se ponen al día.

Asimismo, otra residente de Siler City, María Gómez Flores, y su familia emigraron a Siler City desde Guatemala. Celebran el Día de Acción de Gracias al organizar una gran reunión familiar y “disfrutar de la buena comida latina”.

“Nos gustan las grandes reuniones familiares y estar juntos en general, así que aprovechamos que muchos de nosotros tenemos el día libre”, dijo. “No reconocemos el aspecto histórico idealizado de la festividad con los colonizadores y los nativos disfrutando de una cena, pero somos conscientes de la parte de ‘estar agradecidos’ de la festividad y lo hacemos a través de la religión, como rezar por nuestra comida y agradecer a Dios que podemos reunirnos”.

Por lo general, las madres y las tías mayores cocinan platos guatemaltecos más tradicionales, incluidos tamales, pollo guisado, chiles rellenos y ensalada rusa. También incorporan algunos platos tradicionales estadounidenses, como puré de papas y postres, todos los platos que suelen cocinar sus primos.

“Siempre hay una tía que intenta el pavo, pero realmente no comemos eso”, dijo Gómez Flores. “La única vez que recuerdo que nuestra familia realmente disfrutó el pavo fue cuando mi tía lo hizo incorporándolo o sustituyéndolo en una receta que originalmente era pollo”.

Su familia también disfruta del Black Friday, agregó.

“Las familias que están más asimiladas tienen más probabilidades de celebrar (la Acción de Gracias)”, dijo. “Según las redes sociales, veo que los amigos hacen más o menos lo mismo — reunirse y disfrutar de la comida”.

Este año, COVID-19 obligará a su familia a reducir sus planes de vacaciones y celebrar con sus familiares cercanos.

“Es muy aislante”, dijo. “También es la época del año en que mis primos de fuera del estado vuelven a casa, pero este año será solo mi familia nuclear. No sabemos cuándo tendremos una gran reunión familiar”.

Kimberly Lara, de Siler City, celebró su primer Día de Acción de Gracias cuando tenía unos 8 años. Sus padres emigraron a Siler City desde Puerto Barrios, Guatemala, y tradicionalmente no habían marcado el día festivo — pero eso cambió una vez que su padre se volvió a casar.

“Nos mostraron nuevas tradiciones para las fiestas que nunca había visto antes”, dijo Lara. “El Día de Acción de Gracias era solo otro día normal para la familia de mi mamá, pero con mi papá, comíamos durante horas en las montañas (en Boone) con toda mi familia”.

Recuerda que jugaba en la nieve con su familia mientras su abuela preparaba “un gran festival de comidas”, que incluía platos americanos tradicionales como pavo, relleno y pasteles de calabaza.

Comieron alrededor de la hora del almuerzo y comieron sobras para la cena. Todos se tomaron de las manos y rezaron antes de sumergirse en la comida. Después, dijo que siempre jugarían al aire libre o al Monopoly durante horas, aunque su primer Día de Acción de Gracias tuvo una sorpresa especial. Su cumpleaños era con solo unos días de diferencia.

“Después de que comimos, mi papá me sorprendió con una piñata que él mismo hizo y que requería que tiraras de las cuerdas que colgaban de ella para liberar los dulces”, dijo. “Terminó sin funcionar, así que la abrimos. Aunque no puedo recordar la mayor parte de ese día porque yo era muy joven, todavía siento nostalgia por eso”.

Hace unos años, su madre notó lo emocionada que estaba Lara por el Día de Acción de Gracias, por lo que ella y la familia de su madre también comenzaron a celebrarlo. Por lo general, las tías de Lara cocinaban el banquete familiar, que incluía ensalada de pasta y pollo, mientras que sus tíos preparaban una barbacoa. Comían a la hora de la cena y no se permitía a nadie mordisquear nada hasta que toda la comida estuviera cocida. La noche terminaría con abrazos.

“La primera vez que celebraron el Día de Acción de Gracias, hicieron pollo, costillas y puré de papas”, dijo. “Me preguntaron qué deberían comprar para el Día de Acción de Gracias y no tenía ni idea de qué decirles, así que les sugerí una botella de jugo de uva con gas. Entonces, todos los años siempre tenemos un par de botellas de jugo de uva con gas”.

El Día de Acción de Gracias no será el mismo este año — especialmente porque ahora es vegetariana — pero Lara dijo que todavía está decidida a ver a su familia cercana  y, por supuesto, “comer todo lo que (ella) pueda”.

Se puede contactar a la reportera Victoria Johnson en victoria@chathamnr.com.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment

Subscribe to The Chatham Brew now to get the latest news from Chatham County straight to your inbox.

* indicates required
/ ( mm / dd )

Get your digital subscription today.

Access all content on our website, including our e-edition, at a discounted rate while also being environmentally friendly.

Get your 1-year digital subscriptions for only $39.
That's just 10¢ per day for the great coverage of your local news!

Subscribe now