Chatham Literacy ayuda a decenas de inmigrantes a lograr la ciudadanía

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Making high quality community journalism isn’t free — please consider supporting our journalism by subscribing to the News + Record today.

Unlimited Digital Access: $3.99/month

Print + Digital: $5.99/month

Posted
Updated:

SILER CITY — Después de tres décadas en los Estados Unidos, Dora Interiano logró finalmente el diciembre pasado por lo que por más de un año había trabajado: la ciudadanía estadounidense.

Para ella, marca una enorme diferencia.

“Soy de Guatemala, pero ahora ya soy de aquí”, dijo sonriendo al News + Record. “… (Convertirse en ciudadana) significó mucho. Sentí que se me quitó algo de encima. Sí, fue una cosa que no se puede explicar muy bien, pero fue una alegría muy, muy especial”.

Es una alegría que siente que le debe al Chatham County Literacy Council, una organización sin fines lucrativos de Siler City que ofrece educación básica gratuita a adultos en Chatham, con la ayuda de tutores voluntarios. A lo largo de su historia, su programa de preparación para la ciudadanía ha ayudado a decenas de inmigrantes de Chatham a solicitar la ciudadanía y aprobar el examen, incluidos Interiano y su esposo José.

“Los maestros fueron unas grandes personas con nosotros. Nos ayudaron muchísimo”, dijo Interiano, de 50 años. Agregó: “Principalmente gracias a Dios y gracias a ellos nosotros tenemos la ciudadanía. Si no hubiera sido por ellos, nosotros, yo creo que todavía no tuviéramos nada”.

Gratis para todos, el programa de Chatham Literacy les enseña a los inmigrantes los conceptos básicos de la historia y el gobierno de los EE. UU., refuerza sus habilidades en inglés y los prepara para aprobar el examen de ciudadanía, una entrevista de varias partes realizada completamente en inglés, con pocas excepciones. Una vez que los estudiantes pasan por la clase, el personal y los tutores también los ayudan a llenar la solicitud de ciudadanía.

“Nos capacitaron los mismos USCIS [Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos] sobre cómo completar la solicitud”, dijo Leslie Ocampo de Chatham Literacy al News + Record. Ella administra el programa de la ciudadanía como una de las dos coordinadoras de programas de Chatham Literacy.

“Hemos sido capacitados por la oficina (de USCIS) en Charlotte sobre cómo llenar la (solicitud) y qué tipo de cosas están buscando los entrevistadores sobre educación cívica para solicitantes de ciudadanía”, agregó, “ya ​​sabes, materiales, ese tipo de cosas”.

En este momento, Chatham Literacy ofrece tres clases grupales de ciudadanía, además de sesiones de tutoría individuales para aquellos que necesitan atención individualizada. Durante la pandemia, las clases se fueron remotas y algunas se han mantenido así, aunque los estudiantes ahora tienen la opción de regresar a las sesiones presenciales.

"Hay preferencias", dijo Ocampo. “Algunas personas no se sienten cómodas aprendiendo en grupo, y a algunas personas les va mejor en grupo porque son más comunicativas. Interactúan más, participan más, lo que sea. Creo que es genial que tengamos opciones ahora”.

En este momento, el programa atiende a 19 estudiantes de diversas edades y orígenes. La mayoría provienen de países latinoamericanos, aunque también han tenido varios estudiantes del Medio Oriente.

Para inscribirse en el programa, los estudiantes aspirantes pueden llamar al 919-742-0578 para programar una cita. El personal pedirá su información de contacto básica, antecedentes educativos y disponibilidad para relacionarlos con los tutores. Solo los adultos mayores de 18 años que viven o trabajan en Chatham son elegibles para los servicios.

Los estudiantes entrantes también necesitarán tomar pruebas de alfabetización para que el personal pueda ponerlos en las clases apropiadas o con los tutores apropiados.

“Con esas evaluaciones ... establecemos una línea de base desde la que pueden trabajar, y luego también las juntamos con los materiales apropiados”, dijo Ocampo. “Si van a estar en un grupo, es más fácil dividir a los estudiantes según su nivel de alfabetización en inglés, en lugar de simplemente juntarlos a todos. Bueno, si todos están juntos, algunas personas se quedarán atrás”.

‘A convertirse en ciudadanos’

El programa de preparación para la ciudadanía de Chatham Literacy comenzó oficialmente en 2009, pero sus raíces comenzaron a brotar unos tres años antes, cuando una trabajadora electoral notó un gran problema.

Esa trabajadora electoral era Bonnie Bechard, voluntaria y ex-miembro de la junta de Chatham Literacy.

"Se dio cuenta de que había una población que no podía entender las boletas electorales y que no podían entender a nadie que pudiera ayudarlos", dijo la directora ejecutiva de Chatham Literacy, Vicki Newell, al News + Record. "Y ella dijo: '¿Sabes qué? Necesitamos tener algunos programas de alfabetización y debemos ayudar a las personas a convertirse en ciudadanos. Necesitamos ayudar a las personas a entender sus derechos para poder tomar decisiones realmente informadas cuando lleguen allí (a las urnas)”.

Bechard pronto descubrió que ya existía un tal programa, pero que desde entonces había quedado inactivo. Decidió rectificar eso: en 2008, ella y otros reorganizaron y reinventaron el Chatham Literacy. Esta nueva encarnación luchó por un tipo de alfabetización diferente y más abarcador, el tipo que proporciona a las personas las herramientas para tomar decisiones informadas.

“En el pasado, la alfabetización era solo leer la palabra impresa, y eso ya no es cierto”, dijo Newell. "Realmente se trata de ser capaz de entender, de procesar, de poder tomar decisiones informadas, de poder comunicarse ... de poder defenderse a sí mismo — todo eso es alfabetización".

En mayo de 2009, el programa de ciudadanía recibió a su primer estudiante y, hasta la fecha, Chatham Literacy ha ayudado a 125 personas a convertirse en ciudadanos estadounidenses. Ni un estudiante suyo ha fallado en aprobar el examen en su solicitud inicial.

Para convertirse en ciudadanos estadounidenses, los inmigrantes deben pasar por un proceso de cuatro partes y cumplir con una serie de requisitos. ¿El primer paso? Completar una solicitud de ciudadanía de 20 páginas llamada N-400.

“Pide cinco años de historia — dónde has vivido, dónde has ido a la escuela, tus hijos, tu esposo, ¿alguna vez te has divorciado, tu ex-esposa, tu ex-esposo, todo eso”, dijo Ocampo, “y ayudamos a los estudiantes a completarlo, sin cargo”.

Pero para ser elegible para ese paso, los aspirantes a ciudadanos deben haber vivido primero en los EE. UU. como residentes permanentes durante al menos cinco años. Como parte del proceso de solicitud, las personas también deben someterse a una verificación de antecedentes basada en huellas dactilares. Al completar el N-400 y esa verificación de antecedentes biométricos, los aspirantes a ciudadanos recibirán una fecha de prueba, o sea, la entrevista.

“Entonces, en esa entrevista, se sientan con un funcionario de inmigración de los Estados Unidos y básicamente revisan toda la solicitud, y el funcionario de inmigración hace preguntas sobre la historia”, dijo Ocampo. "Sabes, 'Veo que has hecho esto, veo que has hecho aquello', y también tienen que responder 10 preguntas sobre la historia de los Estados Unidos, la historia cívica también".

Las 10 preguntas provendrán de un grupo de alrededor de 100 preguntas. De esas 10 preguntas, los solicitantes deben responder correctamente seis para aprobar. Después de eso, tienen que leer tres oraciones en inglés y luego escribir otras tres en inglés.

"No son cualquier tres, sabes”, dijo Joanne Caye, una tutora que ha estado en Chatham Literacy desde que comenzó el programa de ciudadanía. "No puedes coger un libro de (Charles) Dickens y decir: ‘Aquí, lee esto’. Hay palabras que se les dice que tienen que saber, por lo que las oraciones generalmente incluyen esas palabras".

Una vez que se complete la entrevista, los solicitantes sabrán si aprobaron allí mismo. Antes de la pandemia, los nuevos ciudadanos recibirían una fecha posterior para su ceremonia de juramento, donde un gran grupo juraría lealtad a los Estados Unidos, recibiría sus "banderitas" y certificados y celebraría con sus amigos y familiares.

“Ahora, en ese mismo momento, te dirán, 'Felicidades, te convertirás en ciudadano'”, dijo Ocampo. “No habrá una gran ceremonia. Tus amigos y seres queridos no pueden venir a ver que prestas juramento. Solo serás tú, y luego te entregan tu certificado y te hacen salir por la puerta, desafortunadamente”.

Para presentar la solicitud y, por lo tanto, iniciar el proceso, los solicitantes deben pagar una tarifa de $725. Luego, tienen dos oportunidades de aprobar la prueba sin pagar $725 otra vez o volver a enviar la solicitud.

"Entonces, digamos que no respondieron bien todas las preguntas en el primer intento", dijo Ocampo. “El funcionario o el entrevistador dirá, 'Está bien, veo que no estás listo. Intentemos otra vez en tres meses’, y automáticamente les da otra fecha para volver a intentarlo en tres meses sin tener que pagar más que la tarifa de solicitud que ya pagaron o enviar otra solicitud".

Pero el programa de Chatham Literacy busca garantizar que los estudiantes lo hagan bien la primera vez. Para preparar a los estudiantes para el éxito, los tutores ayudan a los estudiantes a aprender las 100 preguntas y las habilidades básicas para manejar entrevistas.

Para los estudiantes adultos que no hablan inglés con fluidez, los tutores trabajan con ellos primero en su inglés. A veces, eso podría significar comenzar desde cero. Caye recuerda haber trabajado con un estudiante que había intentado realizar el examen dos veces antes de inscribirse en el programa de Chatham Literacy. No sabía leer ni escribir en inglés en absoluto.

“Salí y encontré estos libros que tienen pequeñas líneas en las que practicas escribiendo las letras y todo ese tipo de cosas que haces para los niños de kínder”, dijo Caye. “Así que conseguí algunos de esos y empezamos a trabajar juntos. Estuvo conmigo durante dos años, y en esos dos años, se rompió los moños. … El pasó. Lo hizo muy bien”.

Los tutores también se aseguran de que los estudiantes entiendan y puedan responder preguntas sobre sus aplicaciones. Los funcionarios de inmigración pedirán a los solicitantes que confirmen o expliquen los detalles que anotaron en sus solicitudes, y un pequeño error puede costarles la entrevista.

Una, por ejemplo, pregunta a los solicitantes si alguna vez han sido detenidos por la policía por algún motivo, dijo Ocampo. A veces, los solicitantes no se dan cuenta de que puede incluir una simple parada de tráfico y eso puede causar problemas.

“Entonces, el instinto automático de la gente es decir, 'No, nunca me detuvieron', pero luego el entrevistador dirá, 'Bueno, veo aquí que te detuvieron. ¿Por qué me mentiste?’”, dijo. "Ese es el peor de los casos, pero por eso hemos preparado a los estudiantes para que aprendan a identificar ese tipo de idioma".

Dependiendo del nivel de alfabetización de cada estudiante, Newell dijo que pueden tardar entre seis meses y un año en completar la clase — además de varios meses adicionales para completar el proceso de solicitud. Antes de la pandemia, todo el proceso, desde la presentación de la solicitud hasta la entrevista, generalmente tomaba de tres a cuatro meses. Sin embargo, con la pandemia, ese tiempo de espera se ha convertido en seis meses.

“Por lo general, es un mes de espera entre cada etapa porque tienes dos fechas importantes; tienes tu fecha biométrica y tienes la fecha de tu entrevista”, dijo Ocampo. "Así que es aproximadamente un mes de espera entre esos tres o cuatro meses, pero ahora consta de seis meses de espera incluso para una fecha biométrica aquí".

"Entonces", agregó Newell, "lleva mucho tiempo".

‘Se involucren en su comunidad’

A primera vista, dijo Newell, puede parecer que el programa simplemente enseña a la prueba; así es como lo vio al principio cuando llegó a Chatham Literacy hace una década.

Pero ahora, dijo que sabe que eso simplemente no es cierto: muchos estudiantes se van con amistades de por vida y un compromiso más profundo con su comunidad.

"Realmente está edificando a nuestros ciudadanos para que se comprometan — se trata mucho de la participación cívica en la comunidad", dijo. “Entonces, lo que vemos como resultado es que los adultos se involucren en su comunidad porque quieren, regresando para aprender inglés porque quieren formar parte de una comunidad. Votan porque ahora tienen voz. Así que esas son cosas muy poderosas”.

Otros se sienten empoderados para alcanzar metas aún más elevadas.

Suryah Zahmadi, residente de Siler City, se convirtió en ciudadana estadounidense en junio de 2019 después de nueve meses de arduo trabajo y tutoría individual con Caye. Desde entonces, ejerció su derecho al voto en las últimas elecciones.

“Me gusta votar”, dijo con una sonrisa.

Originaria de Yemen, Zahmadi llegó a los Estados Unidos en 2007 con su familia. Cuando llegó por primera vez a Chatham Literacy, no hablaba mucho inglés, solo árabe. Mientras crecía en Yemen, a las mujeres no se les permitía ir a la escuela.

"Ella no sabía leer. El primer alfabeto que ha aprendido es el inglés”, dijo Caye, “y por eso habla árabe, pero donde estamos ahora, trabajamos y trabajamos y ella respondió bien las preguntas. Y de hecho, fui con ella cuando tomó su examen. ... Cuando salió el examinador, me miró y dijo que era un honor conocerla”.

Sonriendo, Caye agregó: "Estoy tan orgullosa de ella".

Ahora, Zahmadi está trabajando con Caye para mejorar su inglés. ¿Entre sus metas para el futuro? Dominar el inglés para poder retribuir a su comunidad al ayudar a enseñarlo a otros.

Ella también quiere aprender a manejar.

“Puedo hacer algunas cosas. Puedo contestar por teléfono. Ahora puedo ir al médico. Antes, nada”, dijo Zahmadi al News + Record. Ella agregó: “Tenía miedo de salir. ... Vi gente que me hablaba. No entendí”.

Del mismo modo, Interiano espera poder votar en su primera elección en los EE. UU. — y más allá de eso, también planea continuar mejorando su inglés para poder algún día cambiar de trabajo.

Mirando hacia atrás, recuerda haber asistido a clases de ciudadanía dos veces por semana justo después de salir del trabajo. A veces, estaba escribiendo, leyendo y escuchando las 100 preguntas sobre educación cívica hasta las 11 o 12 de la noche — pero a pesar de lo difícil que era, lo haría todo de nuevo.

"Vale la pena", dijo. "No importa el sacrificio que uno hace".

Se puede contactar a la reportera Victoria Johnson en victoria@chathamnr.com.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here